Último boletín:

¿Qué se asume con la Consagración?

Compromiso de Conversión

En la fórmula de consagración para los seglares se afirma asimismo: "Nos comprometemos a realizar en nosotros la conversión interior, tan requerida por el Evangelio".

La Virgen también pide siempre a los fieles pertenecientes al Movimiento, un compromiso diario de conversión en el camino de la oración y de la penitencia.

Por esto, como Madre atenta y preocupada, les ayuda a huir del pecado, a vivir en gracia de Dios, y les invita a la confesión frecuente, a una intensa vida Eucarística, a observar siempre la Ley de Dios, con un particular empeño por vivir la virtud de la pureza, especialmente los jóvenes y los novios, y la castidad conyugal en el sacramento del matrimonio, según la doctrina de Cristo recientemente reafirmada por el Magisterio de la Iglesia.

Y esto es hoy tan necesario para reaccionar contra la impureza más desvergonzada que es difundida por doquier, si se quiere contribuir al logro de un mundo más limpio y bello.

"Los fieles sean un ejemplo con una forma de vida austera, con el repudio de una moda cada día más provocativa y obscena, combatiendo por todos los medios la difusión de la prensa, de espectáculos inmorales y el continuo desbordamiento de ese mar de fango, que todo lo sumerge. Sean un ejemplo, para todos, por su pureza, por su sobriedad, por su modestia. Huyan de todos los lugares donde es profanado el sagrado carácter de su persona. Formen, en torno a mis Sacerdotes, mi gran ejército blanco", ( Mensaje del 1-noviembre-1973).

Ya se cuentan en decenas de millones los seglares que, de todas partes del mundo, se han adherido al Movimiento Mariano, y, con frecuencia, precisamente de ellos los Sacerdotes, reciben buen ejemplo, ayuda concreta y aliento precioso.