Último boletín:

La victoria de María

Parte 2

La Victoria de Nuestra Señora sobre aquellos que luchan en contra de Su Hijo Jesús

“Sobre todo vigilad, porque hoy abundan mucho los falsos cristos y los falsos profetas, que seducen y llevan a la perdición a muchas almas”.    (1/3/1980).

Hoy, estas palabras tan graves de Nuestra Madre Bendita son más verdaderas que nunca.  Ella nos dice otra vez:

“Si el objetivo de la masonería es el de conducir a las almas a la perdición, llevándolas al culto de falsas divinidades, el fin de la masonería eclesiástica, en cambio, es el de destruir  a Cristo y a su Iglesia, construyendo un nuevo ídolo, es decir, un falso Cristo y una falsa Iglesia”.                                (13/6/1989).

Sólo cuatro días después, Nuestra Madre repetirá la misma cosa:

“En este período histórico, la masonería , ayudada por la eclesiástica, logrará su gran objetivo: construir un ídolo para ponerlo en lugar de Cristo y de su Iglesia”. (17/6/1989).

El Padre Dios ha establecido a Jesús, Señor del Cielo y la tierra.

Él  es nuestro único Salvador. Sólo Él es “El Camino, la Verdad y la Vida”-Él nos dice a nosotros- “Nadie va al Padre sino a través de Mi”. (Jn. 14, 6-7).

Un nuevo Laberinto

Sucede que muchos Católicos hoy, ya no creen en la Divinidad de Jesús, en su Resurrección y en el Evangelio. Sobre todo, los niños y los jóvenes ya no son enseñados en la doctrina Católica. Aún los adultos, desgraciadamente, son educados en todos los niveles de política, economía, espectáculos, y toda clase de comunicaciones sociales, por una propaganda en contra de Cristo y su Iglesia, orquestado por los adoradores de Satanás, Aún los buenos están confundidos o aún peor, perdidos como en un verdadero laberinto de nuevas y esotéricas religiones de nuestro tiempo. La Mitología Griega narra que cada año el Rey arrojaba en el laberinto a siete atenienses donde el monstruo”Minotauro”vivía. Nunca nadie volvió vivo. No hasta que la Princesa, movida de compasión, le dio a Teseo, una madeja de hilo de oro. Teseo ató el hilo de oro en una roca a la entrada del Laberinto. Después de matar al monstruo, siguió el hilo de oro y encontró rápidamente la salida.

Nuestra Señora es la verdadera Reina Madre que tiene compasión por todos sus hijos, y quiere salvarlos. Estar consagrados a Su Corazón Inmaculado, es como recibir el hilo de oro que los lleva a su salvación, en otras palabras, a Nuestro Señor Jesucristo. Ella dice:

“Como Madre vuestra he sido el medio elegido por Jesús para que a través de Mí todos vosotros podáis llegar a Él.

Soy verdadera Medianera de gracias entre vosotros y mi Hijo Jesús. Mi misión es la de distribuir a mis pequeños hijos esa gracia que brota del seno del Padre, os la merece el Hijo y os la otorga el Espíritu Santo” .       (16/7/1980).

En muchos países, de donde venimos, la gente está construyendo una verdadera religión pagana. Ellos para llegar a todo esto, lo primero que deben destruir es la divinidad de Jesucristo y por consiguiente la Iglesia Católica, el “Código da Vinci” es sólo un ejemplo.

En Québec, por ejemplo, los profesores de la escuela Elemental deben usar libros escolares, donde los niños son iniciados en varias religiones. A los padres les negaron el derecho para que sus hijos no asistan a esas clases. Un niño, de nueve años, durante el funeral de su abuelo, le dijo a sus padres que él quería ser Budista, porque, después de la muerte , él se reencarnará.

A los niños en las guarderías, les enseñan a hacer títeres con la imagen de Buda. Cuando ellos hablan de matrimonio, ponen al mismo nivel lo que ellos llaman: “Las dos alternativas”, matrimonio entre una mujer y un hombre o el matrimonio de homosexuales. Pararé aquí , porque la lista – como uno sabe, es interminable.

Nuestra Señora viene en nuestra ayuda                                        

Lo primero de todo Ella nos recuerda que vivimos en un tiempo predicho por la Sagrada Escritura. Nuestro mundo ha venido a ser casi un Laberinto de confusión, de errores, de falsedad y de tinieblas. Ella nos advierte que tengamos cuidado, porque son malos tiempos:

“Hoy vivís tiempos sombríos, porque se trata por todos los medios de llegar al compromiso entre Dios y Satanás; entre el bien y el mal; entre el espíritu de Jesús y el espíritu del mundo. Muchos corren peligro de convertirse en víctimas de ésta general confusión y también en mí Iglesia se querría difundir un falso espíritu, que no es el de Jesús, Hijo de Dios.

Como una nube tóxica, se expande el espíritu de la mezcla entre Dios y el mundo, y se llega así a  quitar vigor a la Palabra de Dios, despojando de su fuerza el anuncio del Evangelio”.             (8/12/1982).

Y Nuestra Madre nos enseña a permanecer en la verdadera Fe:

“Hijos Predilectos, hoy os recojo a todos bajo mí manto inmaculado. Es el escudo con el que os cubro para defenderos de todo ataque en la gran batalla a la que os llamo. 

Debéis revestiros de éste poderoso escudo, que os doy para vuestra defensa y salvación.

El Arma de combate que os entrego es la cadena que os une a mí Corazón: el Santo Rosario.

Hijos predilectos, recitadlo con frecuencia, porque sólo con vuestra sacerdotal oración, recogida en mí Corazón Inmaculado, podremos en éstos tiempos mover, casi forzar a manifestarse la gran Misericordia de Dios.

En la hora que todo parezca perdido, todo se salvará por el amor misericordioso del Padre, que se hará visible a través de la manifestación del Corazón Eucarístico de Jesús.        (8/12/1980).     

Importancia de los mensajes

El 13 de Mayo de 1996, nuestra Madre nos dice:

“Bajé del Cielo para indicaros el camino que debéis recorrer. El camino seguro que os lleva a acoger toda la verdad contenida en el Evangelio de mí Hijo Jesús. 

Por éste camino trazado por Mí sois atraídos por el esplendor de la Verdad y sois profundamente transformados por la Gracia que trae a vuestra vida el perfume divino de la santidad.           (13/5/1996). 

Los Mensajes son el verdadero hilo de oro, que nos ayuda a escapar del Laberinto del mundo de hoy. Son todo parte de la devoción y consagración al Corazón Inmaculado de Maria, que nos es necesario hoy para salvarnos y permanecer en la verdadera fe y crecer en nuestra vida espiritual. Por ésta razón, encuentro muy necesario que conozcamos bien nuestro libro. Deberíamos estudiar la introducción escrita por el Padre Gobbi

El escribe: “La meditación del contenido del libro consigue a menudo, obrar verdaderas transformaciones en las almas. Ayuda a vivir el espíritu de la consagración y, a veces, deja en los sacerdotes la impresión de responder a sus propias necesidades, les da valor para superar las circunstancias difíciles, los conduce a hacerlo todo con Maria, por medio de Maria y en Maria.

En otros párrafos, cuando él habla de los fieles, él escribe: “Nuestra Señora pide también de los fieles, que pertenecen al Movimiento, un diario compromiso de conversión por el camino de la oración y la penitencia. 

Por esto, Ella es una Madre atenta y preocupada por sus hijos, Ella los ayuda a evitar el pecado, a vivir en la Gracia de Dios, los invita frecuentemente a la confesión, a una vida Eucarística intensa, siempre a observar la ley de Dios, con un  especial compromiso a vivir las virtudes de pureza, especialmente entre los jóvenes, sobre todo  aquellos que están comprometidos en Matrimonio, y en la castidad conyugal con el Sacramento del Matrimonio, de acuerdo con la doctrina de Cristo, recientemente reafirmada  por el Magisterio de la Iglesia”.

Luego, respecto al libro, Padre Gobbi concluye: 

“Vuélvase a meditar con calma y con amor. Pásese, después a verificarlo en la vida de cada día, haciendo personal experiencia de todo lo que la Virgen pide y promete”.

Todo esto es necesario, para tomar parte en la corte Victoriosa de Nuestra Señora, exactamente cuando la guerra continua, mientras Satanás parece ser el Vencedor Indiscutido.

Aunque  la Ciudad de Dios estuviera rodeada por los enemigos, nosotros somos confortados por las palabras de Jesús, que le dijo a Pedro, y también a todos los Cristianos hasta el fin de los tiempos, “Las puertas del infierno no prevalecerán en contra de la Iglesia”.

Desde el comienzo creo que tiene un gran significado, Dios anunció que la serpiente será aplastada por la mujer y por su “descendencia”. la guerra está hecha por ambos, pero el último golpe será dado por Su Hijo.  

El ejemplo de Santa Juana de Arco

Siempre ha sucedido en la Iglesia Universal, que a través de la Presencia de Nuestra Señora, cosas, como las que ha pasado en Francia durante el tiempo de Juana de Arco.

Todo aquél tiempo, Francia estaba ocupada por el enemigo y estaba sin Rey.

El Infante Carlos VII todavía no había sido coronado, y cada uno tenía miedo de una total derrota, como así Orleáns, rodeado por el enemigo, sería conquistada.

Juana de arca tenía sólo diecisiete años, cuando oyó las voces de San Miguel, Sta. Catalina y Sta. Margarita.

Ellos le dijeron que debía ponerse al mando de un ejército y remover el asedio de Orleáns.  Antes de la batalla, la Santa quiso que todos los soldados fuesen a confesarse; ella les prohibió blasfemar y les pidió que cada uno invocara al Rey del Cielo para obtener la Victoria. Aunque su ejército era mucho más inferior en número, en sólo trece horas,  ella conquistó todas las fortalezas enemigas y levantó el sitio a la ciudad. 

Después de la Victoria el Infante fue coronado Rey de Francia y su reino creció aún más fuerte.

El Padre Dios ha constituido a Su Hijo Señor y Rey de Cielo y tierra. Hoy, sin embargo, si Reino, la Iglesia, está rodeada por el enemigo. En efecto, está sitiada. Nuestra Señora nos dice llanamente:

“Satanás ha triunfado en establecer su reino en el mundo y él ya siente que es el seguro vencedor”.              (29/9/1986).

“El mundo está sentado en las manos del demonio”.        (28/8/1994).

Casi toda la gente está debajo del dominio de Satanás.

Así, una vez más, Dios nos envía un “libertador”. Dios nos envía la Joven Virgen, para romper el asedio, a liberar su Ciudad y ganar al enemigo. La Virgen que Dios Mismo envía es Maria. En efecto, Ella dice:

“La Santísima Trinidad me ha confiado a Mí la misión de guiar su ejército en la terrible lucha contra Satanás, que ha sido siempre el más astuto y encarnecido enemigo de Dios”.                  (13/5/1980).

Las “voces” le dijeron a Juana de Arco que necesitaba un ejército, Nuestra Señora, en éstos dos mil años, ha usado siempre su ejército.

Y ahora el Rey del Cielo le ha confiado a Ella el ejército... de lo “niños”, que son sus hijos Predilectos. Éstos niños que se consagran a su Corazón Inmaculado; ellos escuchan su voz, expresada por la Sagrada Escritura, por el Magisterio y por los mensajes que Ella Misma les da. Ella dice:

Yo, “la pequeña esclava del Señor”me pondré a la cabeza del gran ejército de los humildes para atacar el baluarte de las aguerridas huestes de los soberbios

Nada podrá detenerme hasta lograr mi más completa Victoria.         (18/5/1977).

Después del suceso de la visita del Papa a Francia, el Cardenal Primado de Bélgica Godfried Danneels dice: “Me llamó la atención, que el Papa en su viaje a Francia había gente que lo estaba esperando,  y personas que habían ido solas, no porque alguien los había organizado.  Ellos eran los pobres, los pequeños del Evangelio. La oración del pobre es el Rosario.

La Victoria de Maria es la misma Victoria de Jesús                                    

Nosotros somos soldados del ejército de Maria. Muchos de nosotros no somos expertos en la guerra, nadie se siente fuerte, valeroso o inteligente. ¿Pero, quién es un buen soldado?  ¿Oh, en un ejército, que es la peor cosa que le puede suceder a un soldado? ¿de ser herido? No, porque él recibirá una medalla. ¿De morir? No, porque él será llamado, un héroe.

Esto es la peor cosa que le puede pasar a un soldado: Que sea un desertor, un traidor o de ser infiel a su juramento. Con tristeza observamos que muchos se están yendo de la Iglesia, que traicionan a su Señor y abandonan la Fe. Otros son rebeldes, justo como los ángeles de Lucifer.

En el libro el Apocalipsis leemos:

“Entonces vi el Cielo abierto, y había un caballo blanco: el que lo monta se llama “Fiel” y “Veraz”; y juzga y combate con justicia”.

Él es siempre victorioso, porque es fiel a la voluntad del Padre. Nuestra Señora nos ayuda también a ser fieles a Dios, a Su Palabra y a Su Iglesia. Esto es posible, porque Ella nos pide de vivir la consagración a Su Corazón Inmaculado.

Podemos definir la batalla de hoy, como la “Batalla de los Corazones”.

Satanás ha manipulado todo para alejarnos de Dios. El mundo e incluso nuestros hermanos y hermanas católicos adoran muchos ídolos, como: el placer, dinero, materialismo, poder, impureza, soberbia y pecado. Nuestra Madre nos dice:

“Jesús debe reinar ante todo en los corazones y en las almas de todos, porque la suya es una realeza de Gracia, de santidad y de amor.

Cuando Jesús reina en el alma de una criatura, es transformada por una luz divina, que la hace cada día más bella, luminosa, santa y amada por Dios. Por esto, mi deber maternal es alejar de las almas de mis hijos toda sombra de pecado, cualquier insidia de egoísmo, todo predominio de pasión para guiar a todos por el camino de una gran santidad. Entonces Jesús puede verdaderamente instaurar en su Reino en vuestros corazones y en vuestras almas y vosotros pasáis a ser el precioso dominio de su divina Realeza”.                      (23/11/1986).

En el mismo mensaje nuestra Madre describe el trabajo que hace... especialmente a través del M.S.M.:

“Mi acción de Madre prepara en vuestro tiempo la venida del Reino glorioso de mí hijo Jesús. Mi Corazón Inmaculado es el camino que os conduce a su Reino. De hecho el triunfo de mi Corazón Inmaculado coincidirá con el triunfo de mi Hijo Jesús en su glorioso Reino de Santidad y de Gracia, de Amor y de Justicia, de Misericordia y de Paz, que será instaurado en todo el mundo”.  (23/11/1986).

En las siguientes frases, citamos del Papa Benedicto  XVII, que el Santo Padre responde de manera magistral, como él sólo puede hacer, a todas las preguntas sobre la segunda venida de Cristo, como también se describe en muchos mensajes de nuestro libro:

“Yo pienso que también nosotros podemos decir, juntos con los primeros cristianos, ¡Ven, Señor Jesús! Es claro, que nosotros no queremos el fin del mundo. Sin embargo, queremos que éste mundo injusto acabe. Nosotros también queremos que el mundo cambie fundamentalmente; queremos el comienzo de una civilización de amor, la llegada de un mundo de justicia y paz, sin violencia, sin hambre.

Queremos todo esto, ¿pero como puede suceder sin la Presencia de Cristo? Sin la Presencia de Cristo no habrá nunca un mundo verdaderamente justo y renovado.

Y aunque, si hiciéramos  esto de manera diferente, también podemos y debemos decir, completamente y profundamente, con gran urgencia , y en medio de las circunstancias de nuestro tiempo; ¡Ven, Señor Jesús! Ven a tu manera, por los caminos que tú conoces. Ven donde hay injusticia y violencia. Ven a los campos de refugiados, en Darfur, en North  Kivu, en todas partes del mundo. Ven, donde las drogas prevalecen. Ven, al lado de tantas gentes ricas, que te han olvidado, que viven sólo para ellos. Ven, donde tú eres desconocido. Ven, en tú camino y renueva el mundo de hoy. Y ven dentro de nuestros corazones, ven y renueva nuestras vidas, ven dentro de nuestros corazones así nosotros mismos podamos ser la luz de la Presencia de Dios. De ésta manera rezamos con San Pablo, ¡Marana,tha” “Ven, Señor Jesús” y vamos a rezar para que Cristo pueda estar presente verdaderamente en nuestro mundo de hoy y renovarlo.

(Audiencia General : 12 de Noviembre, 2008).

Conclusión para ambas conferencias : La Victoria de María

Yo concluyo , citando un mensaje de Nuestra Señora, que resume en simples palabras, como vivir, aún hoy , en el Cielo de su Corazón Inmaculado, de darle a Ella el gozo de traernos a los pies de Su Hijo Jesús, Presente en la Eucaristía. Es una Victoria que Ella lleva a cabo en secreto en muchas almas. Yo citaré sólo ciertas frases: tú deberías leer éste mensaje enteramente:

“Hijo de mi maternal predilección, no te dejes distraer por las cosas y por los acontecimientos humanos. Permanece siempre en mi Corazón en oración.

Lo dispongo todo para ti como verdadera Madre tuya: las personas que debes encontrar, las circunstancias en que tienes que desenvolverte, lo que debes hacer. 

Acostúmbrate, por tanto, a vivir en confianza el momento presente que el Padre te da y que la Madre te prepara.

Un sacerdote, que se consagra a mi Corazón Inmaculado atrae sobre sí ésta predilección mía. Así os hablo, y podéis escuchar mi voz. Os conduzco, y os dejáis dócilmente conducir por Mí.

Sobre todo os atraigo dulcemente ante la divina persona de mí Hijo Jesús presente, como en el Cielo, en el Sacramento de la Eucaristía. Aprendéis de mi el gusto por la oración.

Éste es el ejército que me estoy preparando, éste es el ejército de mis sacerdotes que estoy reuniendo de todas partes del mundo.

Por eso os repito: no miréis todo el mal que aumenta sin cesar y por doquier invade el mundo.

Miradme sólo a Mí y al gran bien que en silencio vuestra Madre está haciendo , al atraer  a su Corazón Inmaculado a un número cada vez mayor de hijos sacerdotes....

Cerrad vuestros ojos a todas las cosas y abridlos sólo a ésta maravillosa realidad.

---