Último boletín:

Circular nº22

Ave María Purísima

Milán, 22 de Agosto de 1981. Fiesta de María Reina

 

EL MOVIMIENTO SACERDOTAL MARIANO

- Vida del Movimiento

- Obstáculos a 3uperar

- La guía del Opúsculo

 

Queridísimo hermano en el Sacerdocio:

En la fiesta de María Reina, a cuyo humilde servicio quiere estar siempre entregado el M S M, te escribo esta carta para asegurarte mi espiritual y cotidiana unidad.

Cuando te llegue, me encontraré una vez mas lejos de Italia, empeñado nuevamente en recorrer las carreteras de muchas naciones del Centro y del Sur de América para unirme en la oración y en la fraternidad a tantos Sacerdotes, religiosos y fieles que forman  parte de este Ejercito, preparado ya para la batalla a las ordenes de nuestra Reina, la mujer vestida del Sol.

En verdad te debo comunicar una experiencia que observo en estos viajes y que siempre me hace dar saltos de alegría.

Por una parte comprobar como el M S M se ha difundido verdaderamente en todas las partes del mundo y por otra la de encontrar preparado - con gran sorpresa mía - hasta en los mínimos pormenores, el programa de los viajes y la disposición de los cenáculos.

A veces, al recibir el programa, se me corta la respiración porque me doy cuenta de que no hay espacio para un poco de reposo ... luego pienso que ya el Cenáculo es un momento de reposo espiritual y que la Madre del cielo me da siempre fuerza y sostén en proporclón al trabajo que debo desarrollar por Ella y su Hijo Jesús.

Te voy a transcribir algunas líneas del programa recibido de Brasil a donde iré del 2 al 26 de Setiembre próximo, para luego visitar Uruguay, Argentina, Chile, Perú, Ecuador, Méjico y Florida hasta el 10 de Diciembre, que regresare a Milán. Ello te dará un poco de idea de como se preparan mis viajes en todas partes.

Me escribe el P. Angel Angioni, responsable del M S M en Brasil: “... Estaré el 3 de Septiembre en el aeropuerto de S. Pablo para recibirle. El benedictino Dom Martino, del Monasterio de S. Benito, sito en el centro de la ciudad de S. Pablo, me mandó el programa de tres días: el 4 de Septiembre tendrá el Cenáculo para Sacerdotes - el envió ya la invitación a todos los Sacerdotes del Estado de S. Pablo -  Después hará los cenáculos para los Re1igiosos y fieles y visitará algunos monasterios de clausura. El 7 saldrá para Río de Janeiro y el 8 para Brasilia, viajando siempre en avión.

Del 9 al 11 se encontrará en el Estado de Ceara; del 12 al 14 se debería llegar a Humaitá en el Amazonas. Pero el obispo me ha escrito que tres días no bastan ni siquiera para llegar allí, pues la aviación civil no llega a Humaitá. Después que el avión aterriza en Manaos quedan todavía 14 horas de autobús. En estos momentos hay quien se está interesando con el Mando de las Fuerzas Aéreas Brasileñas para ver si se puede resolver el problema.

Escribe el P. Jalongo: “¡Que hermoso seria tener entre nosotros en Humaitá al P. Esteban Gobbi !.  Seria como si el cielo se abriese sobre nuestra región. La presencia del P. Gobbi seria para los pocos agentes de pastoral y para toda la población como rocío del cielo.

Los días 15 y 16 estará en Ponta Grossa, en Paraná; el 18 y 19 se le espera en el Santuario Nacional de la “Aparecida”  y el 20 en la vecina ciudad de Guaranguetá. El 21 y el 22 se encontrará en S. Joâo do Rei - Estado de Minas Gerais - donde el Obispo pide insistentemente que se tenga en cuenta su Diócesis en la visita del P. Esteban Gobbi. El 25 estaremos en Belo Horizonte; el 24 en Río Preto; el 25 tendrá el Cenáculo en S. Bonífacio y el 26 regresará a S. Pablo; de aquí, al mediodía saldrá para Montevideo, en Uruguay ... Pero ¿viviremos aun después de este maratón?

Queridísimo hermano Sacerdote: nunca como en estos viajes siento la ayuda de tu oración y fraternidad. Estamos unidos en el Corazón Inmaculado de María en una sola cadena, donde un anillo está ligado y sostiene al otro y la fuerza de este Ejercito Sacerdotal, reunido por nuestra Madre celestial, sirve de; sostén a todos nuestros hermanos Sacerdotes, esparcidos por todos los continentes.

En particular quiere dar auxilio a los que se sienten desanimados y abatidos, a los que atraviesan momentos de crisis y de dificultades, porque el amor  del Corazón Inmaculado de María quiere trazar un gran camino de luz por el que puedan caminar seguros todos los Sacerdotes en este difícil momento.

Como siempre, me encuentro interiormente más cercano a los hermanos que sufren más.

Nuestro sufrimiento sacerdotal, unido a la cotidiana inmolación de Jesús, que renovamos en el Sacrificio Eucarístico, tiene un peso enorme para determinar acontecimientos importantes y encrucijadas decisivas de nuestro tiempo. Por esto,  debe ser grande nuestra confianza e irresistible nuestra esperanza.

Descubro siempre con alegría que la fuerza de esta Obra maravillosa de la Virgen está en su misma debilidad y que sus puntos de sostén están constituidos por los que humanamente se sienten frágiles, pobres, pequeños, débiles, mientras que sus focos de luz están con frecuencia en los que se encuentran en la oscuridad del dolor físico o en el sufrimiento interior del alma.

Puesto que se nos llama a todos a entrar en una nueva fase de esta Obra, a saber, en una fase de mayor solidez, de una mayor madurez, creo que se nos llama también a sufrir más. Solo de este modo podemos prestar nuestra perfecta colaboración a la Madre del cielo.    “... en esto se hará manifiesto a todos mi verdadera función de Madre y Corredentora; esta acción quiero ejercitarla hoy a través de vosotros, hijos míos predilectos. Por esto he querido retirarme al desierto de vuestra vida, donde he puesto mi seguro refugio. Como Madre os formo para eso, porque por medio de vosotros quiero llevar a cabo mi función salvadora y cumplir mi gran obra de corredenci6n. Así os llamo a la oración, a vuestra perfecta oblación, al sufrimiento, a vuestra personal inmolación. Os conduzco por el camino de la luz y dulcemente os ayudo a subir al Calvario y a transformaros todos en hostias agradables al Padre para la salvación del mundo. Por esto ahora es el tiempo de mi acción silenciosa. En el desierto de vuestra vida, donde me he refugiado, cumplo cada día el gran prodigio de transformaros siempre más, a fin de que Jesús Crucificado pueda revivir perfectamente en cada uno de vosotros.

Cuando mi acción quede cumplida, entonces aparecerá a toda la Iglesia el designio de amor que vuestra Madre celestial está llevando a cabo, porque ahora se ha hecho más urgente y necesaria mi misericordiosa obra de corredención. (13 -7- 80)

Este año en que, por primera vez no me ha sido posible visitar ninguna nación de Europa a causa de los numerosos compromisos habidos con otros continentes, recuerdo sobre todo - un poco con nostalgia - a todos los Sacerdotes conocidos durante los inolvidables cenáculos de los años pasados. Primero sobre todo en los queridísimos hermanos Sacerdotes de los países del Este, de aquellos que, como en Polonia y Yugoslavia, he sido ya recibido, y en los que soy esperado con tanto anhelo como Bulgaria, Hungría, Checoslovaquia, Ucrania y Rusia ....  Y también me siento muy unido a todos los hermanos Sacerdotes que se encuentran perdidos en los mas alejados lugares de misión.

Cada mañana, en el Cáliz del Sacrificio Eucarístico, deposito con mi vida la de todos vosotros y, en el Corazón Inmaculado de nuestra Madre celestial, me pongo a vuestro lado para deciros mi afecto, mi oración y mi más viva gratitud por la preciosa contribución que dais a la vida de nuestro Movimiento.

I PARTE

Vida del Movimiento

El M S M continua desarrollándose según un designio claramente delineado por nuestra Madre celestial y se difunde para ayudar a La Iglesia a llevar con inmensa confianza la pesada Cruz de su purificación. ¿Que auxilio puede ser más precioso para la Iglesia que el ofrecido por la misma Virgen santísima desde lo profundo de su Corazón Inmaculado?. ¡ Un gran numero de sacerdotes, formados por  Ella, nutridos y preparados para ser hoy solo presencia de Cristo, es decir, Evangelio vivido y anunciado a la letra!

Sacerdotes santos, formados por María: he aquí el auxilio que el M S M quiere dar hoy a la Iglesia.  Es natural, pues, que la vida del Movimiento se exprese sobre todo llamando a los Sacerdotes de todas las partes del mundo a confiarse completamente a la Virgen con la consagración a su corazón Inmaculado y  a encontrarse en cenáculos de oración y de hermandad.

Estos cenáculos se han difundido ya espontáneamente por doquier, como he podido comprobar personalmente en mi reciente viaje a Africa y en los Ejercicios Espirituales celebrados en Marino y en Fátima.

a) Mi viaje a Africa

Después de un primer viaje de breve duración hecho a Africa en Diciembre de 1979, este año he tenido ocasión de visitar el continente africano y la gran isla de Madagascar más detenidamente. Debo dar las gracias al P. Lionel Paré, de los EE. UU que se llegó a Africa desde el mes de Enero para ayudar al responsable del Movimiento a prepararme el viaje, y que estuvo a mi lado en los primeros días de este largo itinerario.

El PC Juan d,Ercole, no obstante sus numerosos deberes, debido a su oficio de Párroco de una de las más grandes parroquias de Costa de Marfil y de Vicario Episcopal, ha podido acompañarme en un viaje que ha durado casi dos meses, puesto que tuvo comienzo el 23 de Abril y ha terminado el 20 de Junio.

El P. Juan, como responsable de nuestro Movimiento en toda Africa, ha podido de este modo ponerse en contacto con los encargados nacionales, y me ha sido de preciosa ayuda durante un viaje que a veces ha tenido mucho de aventura.  Con él he podido ir a hacer cenáculos a más de once (11) naciones de Africa occidental, central y oriental.

He visitado Costa de Marfil, Gana, Alto Volta, Togo, Benin, Nigeria, Camerún, Zaire, Tanzania, Uganda, Kenia y finalmente Madagascar. En verdad ha sido para mí el viaje más pesado y fatigoso de todos los que he hecho hasta ahora. Ante todo por el clima: he pasado del clima tropical de las naciones de Africa occidental al caluroso y seco de Africa central; al fresco de la parte oriental, el altiplano de Kenia, Tanzania y Uganda, hasta un clima verdaderamente invernal en Madagascar.

Luego por los inseguros medios de comunicación: aviones que suspenden su vuelo o le retardan varias horas o, por el contrarío, que salen medio día antes del horario ¡ programado y confirmado! Por esta razón es por lo que no he podido ir a Zambia y Angola, donde era vivamente esperado.

Otro problema era el de obtener el visado de entrada en el espacio de pocas horas, porque para entrar en cada una de estas naciones es absolutamente necesario tener en regla el visado. El caso es que en muchas circunstancias he podido experimentar la extraordinaria intervención de la Madre del cielo. Como cuando en Duala -Camerún- no teniendo el visado, permanecimos retenidos por la Policía durante muchas horas y después todo se resolvió perfectamente. O cuando no habiendo posibilidad de ir de Kenia a Tanzania, el Obispo de Moshí telefoneaba a las 23,30 diciendo que había obtenido el permiso, pero que se debía atravesar el Kilimanjaro - una montaña de 5.000 Kms. - viajando todo el día por carreteras no asfaltadas y polvorientas, en medio de la sabana y de interminables florestas. Sin embargo, tal vez ha ya sido el viaje más fecundo en frutos espirituales.

En algunos Estados los obispos habían advertido personalmente al clero y presidían nuestro Cenáculo, que se desarrollaba durante toda la jornada: así ha sucedido en Togo, Benin, Nigeria y Tanzania.

En otras naciones el responsable nacional preparaba los cenáculos con los Sacerdotes del Movimiento y también con las religiosas y fieles y con frecuencia en los monasterios de clausura. Recuerdo particularmente los dé las Carmelitas y Clarisas Así ha sucedido en Costa de Marfil, Alto Volta, Camerún, Zaire, Uganda, Kenia y Madagascar.

Debo también recordar los maravillosos cenáculos celebrados en los Seminarios Mayores, donde estudian teólogos de toda una nación, por la incondicional respuesta recibida por estos jóvenes a la invitación de consagrarse al Corazón Inmaculado de María. Pienso sobre todo en el encuentro tenido en los grandes Seminarios de Benin, Camerún y Zaire.

Finalmente, el motivo principal que me ha llevado a estas lejanas naciones ha sido el de hacer sentir la ternura y el auxilio de la Madre celestial a todos mis hermanos misioneros, que viven una vida intensa de trabajo y fatiga, al servicio de estos pueblos, con frecuencia ricos espiritualmente, pero que se encuentran en una condición de extrema pobreza y sufrimiento.

Esta es la razón que ha transformado el viaje tal vez más pesado en el más hermoso para mi.

“Da a todos la luz que parte de mi Corazón Inmaculado; dala sobre todo a mis queridísimos hijos misioneros, que amo con inmensa ternura

Yo, que recojo cada lagrima de mis hijos, que enjugo cada gota de su sudor, que mido con alegría   su fatiga y cuento uno a uno sus pasos dolorosos, ¿como voy a dejar de expresar mimaternal predilección a estos hijos que, por Jesús, han elegido vivir aquí entre tantos hermanos pobres, abandonados y aun alejados del Evangelio, en medio de grandes sacrificios  y de tantas renuncias?” (13-5-81)

Debo decirte que la noche del 19 de Junio, cuando con el P. Juan hacía el trayecto de Nairobi a Roma para participar en los Ejercicios Espirituales, no podíamos por menos que dar gracias juntos a nuestra celestial Madre por habernos guiado en cada momento y por habernos hecho contemplar las maravillas de su amor maternal en los corazones de tantos hijos suyos del inmenso continente africano.

b) Los Ejercicios Espirituales en S. Marino y en Fátima.

Se han tenido en la localidad de Valdragone, S. Marino, del 28 de Junio al 4 de Julio de 1981, para los Responsables del M S M de las regiones italianas y para los de las varias naciones de Europa.

Aunque la capacidad de la casa de Ejercicios era de 150 personas, estuvieron presentes 180 Sacerdotes, provenientes de toda Italia y de muchas naciones europeas.

Se ha repetido la extraordinaria experiencia hecha en Montegiove, en Roma y luego en Fátima en 1979 ... la de una particular presencia de la Virgen, que tanto más se hacia sentir cuanto mas aumentaba la fuerza de nuestra oración y fraternidad.  Ella impetraba el don del Espíritu Santo, que el Padre, por medio del Hijo, comunicaba con sobreabundancia a este Ejercito de Sacerdotes, que renovaban la maravillosa realidad del Cenáculo de Jerusalén, donde los Apóstoles perseveraban concordes en la oración con MARIA, la Madre de Jesús.

Me parece entender que hoy el nuevo Pentecostés vendrá por medio de María, que está reuniendo ya a toda la Iglesia en un Cenáculo perenne.

Ha sido, ante todo, una experiencia de oración; cada día se rezaba unidos, en momentos diversos, la Liturgia de las Horas: de los Laudes a las Completas; el santo Rosario entero; se escuchaban dos meditaciones; se adoraba a Jesús Sacramentado y el vértice de todo estaba en la solemne Concelebración, durante la cual se renovaba, siempre en lengua diversa, nuestra Consagración al Corazón Inmaculado de María.

Ha venido a darnos dos meditaciones y a presidir una Concelebración su Excelencia Revdama. Mons. Pedro Canisio Van Lierde, Vicario del Papa para la Ciudad del Vaticano.

Ha sido también una maravillosa experiencia de fraternidad

Sacerdotes que se veían por primera vez y parecía que se conocían de siempre. Desaparecía toda diferencia que pudiera derivarse de la diversidad de idioma o de procedencia. Se era verdaderamente un solo corazón y una sola alma y por esto se podía leer en los ojos de todos la expresión de una profunda alegría.

Cada día había la hora de la fraternidad, en la que los Sacerdotes de los diversos países de Europa contaban sus experiencias acerca de la difusión del Movimiento y de los Cenáculos celebrados.

Nos hemos sentido espiritualmente muy unidos a todos los Sacerdotes del M S M. esparcidos por todas las partes del mundo, porque se advertía que durante nuestro Cenáculo de una semana descendían del Corazón Inmaculado lluvias de gracias  sobre las almas y los corazones de todos sus hijos predilectos.

Terminados los Ejercicios Espirituales, mientras los Sacerdotes regresaban a sus lugares de origen, del 5 al 12  de Julio estuve en Fátima para participar en una semana de Ejercicios Espirituales para los Sacerdotes del Movimiento de Portugal. Estuvieron presentes. 70 Sacerdotes y se repitió la misma experiencia de S. Marino. El ultimo día vino a presidir la Concelebración el Nuncio Apostólico en Lisboa, que nos ha dirigido su palabra alentadora y se ha detenido largamente conversando con todos los Sacerdotes, dándonos la bendición del Papa.

c) En los Ejercicios Espirituales un significativo desarrollo de nuestro designio.

Si se profundiza en la experiencia vivida en estos años, durante los Ejercicios Espirituales hechos, todos unidos, en un continuo Cenáculo, se echa de ver que en ellos se delinean puntos muy significativos en el desarrollo del designio que la Madre del cielo tiene sobre cada uno de nosotros.

Vale la pena recorrer brevemente las fases de este camino para señalar las líneas más indicativas.

I) En el primer Cenáculo de 7 días, tenido en Montegiove en Julio de 1977, la Madre del cielo nos formaba en esta nueva y original forma de hacer Ejercicios Espirituales, a saber, la del Cenáculo, y después delineaba el primer punto a alcanzar en nuestra vida de consagración a Ella.

“...Estoy con vosotros unida en la oración para ayudaros a orar bien ... Estoy aquí para enseñaros a que os améis cada día más. Soy la Madre que enciende en vosotros el deseo de conoceros que os impulsa a amaros, que quiere que viváis unidos y que cada día va haciendo más fuerte la uni6n entre vosotros. Estoy aquí para enseñaros a vivir vuestra vida de unión Conmigo”  (14-7-77)

El primer punto, en el itinerario de nuestra Consagración al Corazón Inmaculado dé María, es el de formarnos para vivir una vida de unión con Ella. Es decir, debemos habituarnos a hacerlo todo con María, junto a Ella.  Y esto se convierte ya en un elemento importante, capaz de dar nueva luz y nuevo rumbo a toda. nuestra existencia.

De hecho la misma quedará iluminada y guiada por la presencia de María.

Debemos trabajar y descansar en Ella; rezar con Ella; estar en silencio con Ella; hablar con Ella; actuar con Ella.

Cuanto la Virgen tome más posesión de nuestra existencia.., tanto más profundamente nos insertaremos en su propio designio.

II)  Este es el nuevo elemento que emerge de los: Ejercicios Espirituales tenidos en Roma en Julio de 1978.

“Os habéis consagrado al Corazón Inmaculado de vuestra Madre celestial. Así tomáis parte en mi propio designio, que no es otro que derrotar a Satanás, artífice primordial del pecado y de todo el mal que se ha difundido en el mundo.

Caminad Conmigo y vosotros  mismos seréis en medio del mundo luz inmaculada que vencerá las tinieblas del mal y del pecado”( 13-7-78)

En la lucha que cada día se hace más áspera entre la Mujer vestida del Sol y el dragón rojo, entre la Inmaculada y Satanás, entre el Espíritu del Bien y el espíritu del mal, ved delineada nuestra misión:  Somos llamados personalmente a ser luz inmaculada, que vence toda tiniebla de mal y de pecado. ¡Debemos ser los artífices de la victoria del Bien! ¿Pero como podremos realizar una misión tan importante y al mismo tiempo tan difícil?

“Os he llamado a todos a entrar en lo intimo de mi Corazón Inmaculado para obrar en vosotros esta verdadera transformación”  (13-7-78)

La consecuencia que deriva de vivir con María es que toda nuestra vida alcanza a ser transformada por María. Y esta transformación es absolutamente necesaria para poder participar en su designio.

Nuestra vida, transformada por María, es el único testimonio que por ahora se nos pide que demos a todos.

“Los tiempos de vuestra misión pública han llegado ya. Estrechad entre vosotros los vínculos de la unidad; creced en. torno a Mi, avanzando por el camino que os he trazado.

Esta es la hora de vuestro testimonio”(13-7-78)

Pero en la práctica ¿como puede realizarse en nosotros esta verdadera transformación en María, ya que tan solo Ella nos permite dar a todos público testimonio?

III)  Y este es el ulterior elemento que fue precisado durante los Ejercicios Espirituales tenidos en Fátima en el mes de Julio de 1979.

“¿Por qué os he querido aquí este año? ... Ha llegado el tiempo en que todos debéis vivir sin dudas y sin reservas la  Consagración que me habéis hecho. Por eso quiero poner mi Corazón Inmaculado en lugar de los vuestros, repletos de pecados; para daros mi misma capacidad de amar y de este modo transformar interiormente la vida de cada uno de vosotros” (7-7-79).

Nuestra transformación en María acontece, pues, en concreto con la transformación de los corazones.

La Madre celestial quiere poner en el lugar de nuestro pequeño corazón, con frecuencia herido por el pecado  y encerrado en el egoísmo, su mismo Corazón Inmaculado para abrirnos así a su capacidad de amar.

Y puesto que la Madre es amor” y, como suele repetir con frecuencia nuestro Padre Santo, el misterio  de la Madre es sobre todo “misterio del corazón”, de ahí que nuestra transformación en Ella acontece en la práctica con la transformación de nuestro corazón.

Por otra parte, para entrar en comuníón de vida con María es necesario entrar en esta “sintonía de corazones”,  que nos conduce a sentir latir en su Corazón de Madre el de sus hijos, el de la Iglesia, el de la Patria y el de toda la Humanidad, como ha afirmado el Papa en su célebre discurso pronunciado en Czestochowa.

S6lo si se llega a esta perfecta sintonía con Ella, la Madre celestial podrá comunicarnos su mismo espíritu : “finalmente os he querido aquí para daros a todos mi espíritu y así Podré YO vivir de verdad y obrar en vosotros” (7-7-79).

Por tanto, la conclusión a que lleva este cambio de corazones es hacer posible que la Madre celestial pueda realmente lograr vivir en la misma vida de sus hijos.

IV).-  Y este es el  más importante elemento que se delinea en los Ejercicios Espirituales tenidos este año en Valdragone, S. Marino. 

“Por esto, una vez mas os he llamado y traído aquí arriba; os he fortalecido porque mi gran Designio se debe realizar ahora. Pero YO solamente le puedo realizar por medio de vosotros” (1-7-81)

Pero ¿en que consiste este “Designio”?

“Ha llegado el tiempo en que quiero vivir en vosotros y quiero manifestarme a través de vosotros a todos” (1-7-81)

He aquí la meta a que nos conduce el camino de la perfecta consagración a María: Obrar de tal modo que Ella viva en nuestra vida y, por medio de nuestra vida podrá hoy manifestarse a la Iglesia y al mundo y. así cumplirá su misericordiosa Obra de Corredenci6n, llevando a todos sus hijos descarriados a Jesús.

Esto solo puede llevar a cabo por medio de sus Sacerdotes.

Se comprende entonces por que con el M S M la Virgen en llama a todos los Sacerdotes, sus hijos predilectos, a consagrarse a su Inmaculado Corazón. La Virgen les quiere hacer recorrer  un camino cuyo desarrollo más significativo se indica en estas fases: Vivir con María - transformarnos en María - meter en nuestro corazón el Corazón de María - hacer vivir a María en nuestra vida - de tal modo que por medio de nosotros pueda manifestarse al mundo con su ternura de Madre consoladora y misericordiosa.

“ Quiero amar con vuestro corazón, mirar con vuestros ojos, consolar y alentar con vuestros labios, ayudar con vuestras manos, caminar con vuestros pies, seguir vuestras huellas ensangrentadas y sufrir con vuestro cuerpo crucificado” (l-7-81)

Hermano Sacerdote: he aquí la maravillosa meta a que nos conduce nuestra experiencia vivida, de consagración al Corazón Inmaculado de María.  No es, por tanto, por el numero de adhesiones; no por el numero de las cartas recibidas; tanto menos por los elogios y las humanas aprobaciones: la vida del M S M depende sólo de tu vida. El vive cuanto más dejes vivir a María en tu vida; se difunde cuanto mas  espacio dejes a su acción maternal y misericordiosa en tu apostolado.

En tus ojos que reflejan su Luz; en tus gestos que repiten la delicadeza de su ayuda; en tu corazón que ofrece el latido de un amor, que no conoce límites ni estrecheces, veo plenamente realizado el gran DESIGNIO que la Virgen ha delineado, haciendo surgir en la Iglesia, en estos tiempos, el M S M.

II PARTE

Obstáculos a superar

En este camino se encuentran naturalmente obstáculos que se deben superar.

Ante todo será bueno aclarar en seguida que no se trata de obstáculos exteriores.

En sus nueve años de vida el M S M ha encontrado a veces dificultades por parte de algunos, que han asumido posturas críticas o de abierta oposición en sus impugnaciones. Pero esto no ha dañado lo más mínimo a su difusi6n, antes, en cierto sentido,  ha servido para una ulterior maduración.

“¿Por que te turbas? ¿Por que te dejas llevar por las olas que mi adversario ha desatado contra ti para llevarte a la duda, al desaliento, a la desconfianza en MI? Esta es mi Obra y todo lo guío YO según el designio que la he trazado. Nada puede dañar este designio mío.

Las dificultades que encuentra le son más útiles y preciosas que las aprobaciones. Os ayudan a caminar en la humildad, en la pequeñez, en el filial desamparo  en la oración y en la confianza en vuestra Madre celestial” (2l-2-8l)

Por otra parte esto es comprensible: siendo el nuestro un itinerario interior, también los obstáculos que en el encontramos son de naturaleza espiritual. En definitiva se reducen a las insidias del “adversario” Satanás. No pudiendo hacer nada contra la Virgen intenta poner asechanzas a su calcañal; así cuanto más se confía uno a María y camina por el sendero trazado por Ella, tanto más subyace a las insidias que de mil modos le tiende su “adversario”.

No te desanimes, queridísimo hermano en el Sacerdocio.

Si son fuertes los obstáculos que encuentras; si son violentos los asaltos y pérfidas las insidias de su “adversario”,  todo esto es para ti señal segura de que perteneces completamente a María y que formas parte viva de su Ejercito, preparado ya en  orden de combate.

“Para ser  dóciles a mis ordenes, para formar mi Ejercito invencible debéis oponeros a las asechanzas de mi “adversario”, que en estos tiempos más que nunca se ha desatado contra vosotros.

Os quiere llevar a la desconfianza y al pesimismo; os hace sufrir con su acción perversa y engañosa ... Para llevaros a la parálisis del espíritu y haceros así inservibles desencadena contra vosotros toda clase de tentaciones.

Estad alerta, hijos míos predilectos, éstas son las asechanzas de mi “adversario”. Esta es el arma secreta que emplea contra vosotros; es su mordedura venenosa con que intenta hacer daño a este pequeño calcañar mío” ( 8-7-77).

a).- Primer obstáculo: Las tentaciones

Puesto que la primera fase a recorrer en nuestro itinerario espiritual de consagración a María es la de hacerlo todo con Ella, para distraernos de este importante empeño y llevarnos a la dispersión de energías, su adversario se interfiere con toda suerte de tentaciones.

En esta táctica su arma más usada, porque es la más pegajosa y la más apta para llevarnos al desaliento,  es la de las tentaciones impuras.  Así acontece con frecuencia que los Sacerdotes llamados por la Virgen son los mas sujetos a estas tentaciones. Y muchos de ellos fácilmente se desaniman.

El primer modo de superar este obstáculo es el de aceptar todas las tentaciones con humildad y sin turbarse.

“Vosotros sois mis lirios y por eso os atormenta con imágenes, fantasías y tentaciones impuras. ¡Estad tranquilos, tened confianza!. Nunca como hoy - delante de Dios y de vuestra Madre celestial,  tan fulgida y tan pura,  ha brillado tanto vuestra pureza porque emana de un ofrecimiento que vosotros renováis libremente y que supone el mayor sacrificio de toda vuestra vida.

De todas las astucias que Satanás empleará para enredaros saldréis más puros, más hermosos, más rejuvenecidos”. (8-7-77).

“Yo misma  os recubriré con mi manto inmaculado y  os haré hombres nuevos, Sacerdotes íntegros e inmaculados. A los que han caído les daré una nueva pureza, los llamaré a una segunda inocencia de dolor y amor más bella”. (16-10-73)

Pero ¿cómo será esta segunda y. dolorosa inocencia? Será el fruto hermoso del amor maternal de María.

“Aun cuando quedarais heridos, aun cuando hubiereis caído con frecuencia, aun cuando hubiereis dudado, aun incluso si en cierto momento hubiereis sido infieles, no os desalentéis porque YO OS AMO.

Cuanto más mi adversario hubiere querido enconarse contra vosotros, tanto más grande será mi amor por vosotros. Soy Madre y os amo mucho, hijos, porque me habéis sido arrebatados. Y  mi alegría es hacer de cada uno de vosotros Sacerdotes predilectos de mi Corazón Inmaculado; hijos tan purificados y fortificados que ya ninguno logrará arrancaros del amor de mi Hijo Jesús”. (18-10-75)

Luego se nos indican los medios que debemos usar para superar el primer obstáculo que encontramos en el camino de nuestra consagración. Ante todo es el de la mortificación de los sentidos

“Volved, hijos míos predilectos, a revivir en vuestro cuerpo la virginidad de mi Hijo Jesús y las señales de su pasión. Vuestro cuerpo sacerdotal debe ser un cuerpo crucificado: crucificado al mundo. y a sus seducciones” (11-2-77)

Mortificad los sentidos para que podáis ejercitar el dominio sobre vosotros mismos y sobre vuestras pasiones desordenadas.

Sean los ojos verdaderos espejos del alma.... que la lengua se desate para articular palabras de bondad, de amor y de verdad....que la mente se abra a pensamientos de paz y de misericordia ... que el corazón se entregue a la plenitud del amor a Dios y al pr6jimo.

En mi Corazón Inmaculado os formaré a todos en la pureza del amor”(4-3-81)

En segundo lugar debemos poner empeño y luchar para hacer reflorecer en todos los niveles, esta virtud hoy tan degradada.

“Los Sacerdotes de mi Movimiento deben restaurar en las almas la pureza y deben combatir con firmeza contra el demonio de la lujuria  en todas sus manifestaciones.

Deben combatir contra la moda, cada vez más inconveniente y provocativa; deben combatir contra la publicidad, que propaga el mal, y los espectáculos que son la ruina de las costumbres. Deben combatir la mentalidad corriente, que todo lo legitima  y justifica; la moral de situación, que todo lo permite” (16-10-73,)

De este modo lograremos superar este obstáculo, que frecuentemente encontramos en nuestro camino interior, que nos conduce a hacerlo todo con María, para que nuestra acción sea iluminada en todo momento por su luz Inmaculada.

b).- Segundo obstáculo: La desconfianza.

“Vosotros sois mis ciclaminos (violetas alpestres) por vuestra pequeñez interior, por vuestra infancia espiritual.

Satanás os tienta haciendo que os sintáis adultos, fuertes, induciendoos a pensar que la razón de vuestra seguridad está en vosotros mismos, en vuestras ideas, en vuestras propias acciones. Y puesto que la confianza y el abandono son características de los pequeños, os tienta, por eso, aun más con la duda y la desconfianza de mi acción maternal en vuestras almas” (8-7-77).

Con estas palabras queda claramente indicado el segundo obstáculo que se encuentra en el camino de nuestra perfecta consagración a María..

Hemos visto que en este itinerario la segunda fase es la de nuestra transformación en María. Pero para llegar a ella es necesario que nos confiemos completamente y con total entrega a su acción; como los niños pequeñitos se sienten seguros en los brazos de su madre.

Entonces su adversario intenta obstaculizar el acto tan importante y decisivo de nuestra entrega a Ella y a su acción sapiente y maternal.

“Quiere convenceros que sois vosotros los que hacéis, los que debéis organizar y obrar y de quienes únicamente depende todo. Y así vosotros os afanáis más y no me dejáis a Mi llevar adelante mi Obra.

Entonces Yo no os puedo dirigir, por vuestra indocilidad. Si no permanecéis pequeños, mis proyectos no podrán realizarse” (8-7-77)

¿Que es lo que puede obstaculizarnos nuestra completa confianza en la acción de la Madre celestial?

Ante todo el parecer de las personas que nos rodean, de aquellas que hasta Incluso estimamos más y que, a veces, pueden pronunciar juicios enteramente negativos o fuertemente críticos, enjuiciando el M S M.

“¡No más dudas, no más perplejidades, no más incertidumbres! A cuántos de vosotros mi adversario ha paralizado con estas armas tan sutiles y peligrosas. No miréis a los que os rodean; no, no prestéis atención a las criticas que escucháis, al escepticismo qué con frecuencia rodea esta Obra mía” (1-7-81)

Pero ¿por que no se debe prestar atención a las criticas y reservas que muchos anticipan acerca del M S M?. He aquí la razón:

“No a todos se las ha otorgado comprender mi designio. A vosotros, mis pequeños, el Padre os lo ha concedido por medio de Jesús, que, en su Espíritu de Amor os ha depositado en la cuna de mi Corazón Inmaculado.

“¡Solo en mi Corazón Inmaculado  está la fuente de vuestra seguridad” (1-7-81)

Solo en el Corazón Inmaculado de María, obra maestra de la Sma. Trinidad, se tiene la luz para comprender que el designio de la Madre celestial no debe ser medido con nuestras medidas humanas, tan limitadas; que debemos acogerle con humildad y candor; que debemos corresponder con simplicidad y confianza.

“Estáis viendo como hermanos vuestros, culturalmente preparados y a veces peritos y maestros en ciencias teológicas, rechazan lo que os digo, porqué hacen pasar por el filtro de su mente, pletórica de cultura, cada una de mis palabras. Así encuentran dificultades insuperables, aun en aquellas frases  que, para los sencillos y pequeños, son tan evidentes.

Mi palabra solo puede ser comprendida y aceptada por quien tiene una mente humilde y disponible; un corazón sencillo y  unos ojos limpios y puros. Cuando la Madre habla a sus hijos, ellos la escuchan, porque la aman; hacen cuanto dice y así crecen en el conocimiento y la vida” (29-10-77)

El obstáculo de la desconfianza se supera, por tanto, con el amor a nuestra Madre celestial, que nos conduce a la escucha de su palabra y a aquella docilidad que la permite ejercitar su acción en nosotros hasta conducirnos a nuestra transformación en ELLA.

Traspasado así el segundo obstáculo, podemos proceder seguros en nuestro maravilloso itinerario.

c).- Tercer obstáculo: Los apegos desordenados

La tercera fase del camino hacia nuestra perfecta consagración a María consiste en el cambio del corazón, que le permite comunicarnos su espíritu y revivir en nosotros.

Entonces la asechanza más artera de su adversario es la de impedirnos establecer una verdadera sintonía de corazón con ELLA, llevándonos a un apego desordenado de las criaturas.

“Vosotros sois mis rosas, que debéis exhalar perfume de amor solo para mi Hijo Jesús y para Mí.

Os engaña en verdad poniendo delante de vuestro corazón personas a las que poco a poco intenta ataros. A veces os presenta personas buenas, tal vez virtuosas y con dones extraordinarios, que, sin embargo, pueden ser obstáculo a la limpieza de vuestro amor a mi Hijo Jesús, y que Yo quisiera que fuese siempre muy puro, incesante y perfecto” (8-7-77).

Para superar este difícil obstáculo es necesario orientar siempre nuestro corazón a María para que Ella le pueda formar en el perfecto amor a Jesús y a nuestro prójimo.

Por otra parte la Virgen quiere revivir en nosotros, para que nosotros mismos nos convirtamos en expresión de su amor maternal, que naturalmente se orienta hacia sus hijos más pobres -y necesitados.

“...¡Amad sobre todo a los más alejados, a los pecadores, a los ateos, a los que todos rechazan! Amad también a los perseguidores y a los verdugos. Decis con vuestro amor: “Padre, perdónales porque no saben lo que hacen”

Por el que odia, mata, practica la violencia, obra el mal, blasfema, da escándalo ... amad siempre y decid: “Padre, perdona”. (28-11-79)

Pero para tener el corazón disponible al amor hacia todos, es necesario que ningún apego le desflore. De hecho “Basta el  más leve apego a cualquier criatura para que vuestro amor no sea ya como  mi Corazón Inmaculado desea.

Y vuestras almas se llenan de sombras y se incapacitan para recibir y abarcar toda la luz que YO os doy..” (8-7-77).

Por eso os pido el desprendimiento completo de todo: para que os pueda dar la verdadera pureza de corazón. Todo apego humano a vosotros mismos, a las criaturas y al mundo empaña vuestra pureza interior” (3-5-76)

El tercer obstáculo se supera con facilidad si recorremos la tercera fase de nuestro camino hacia la perfecta consagración a María: la de la comunión o sintonía de corazones

Debemos poner, pues, nuestro corazón en su Corazón Inmaculado y  Doloroso y sentir el pequeño latido de nuestro corazón en su latido maternal,  de modo que seamos revestidos de su amor y nos abramos a su misma capacidad de amor. Esta es la verdadera razón por la que se nos pide el completo despego de todos.

“ El amor debe ser en adelante el que te conduzca en todo momento y en todas tus acciones. El amor al Padre, al Hijo, al Espíritu  Santo,  el amor a esta Divina y Santísima Trinidad, que, morando en tu alma, induce tu corazón a mayor amor también hacia tu Madre celestial. Mi Corazón Inmaculado es el lugar donde tu Madre te formará siempre en un mayor y mas puro amor a Dios. Jamas criatura alguna ha podido amar al Señor como ha sabido amarle  tu Madre del cielo.

El Espíritu del Padre y del Hijo te empuja con gran fuerza a una gran sed del perfecto amor y así tu alma es orientada espontáneamente a buscar el Corazón de la Madre.

Yo te enseñaré a amar cada vez más a Dios y a tu prójimo. Daré a tu corazón mi misma capacidad de amor. Te ayudaré a aniquilar en ti toda otra aspiración para llevarte a un sencillo, continuo y puro acto de amor,

Mi única alegría es la de llevarte al amor para que mi mismo Corazón pueda amar en el tuyo a la Santísima y Divina Trinidad”. (13-1-77)

Superados así estos obstáculos, se puede realizar cada día en nuestra existencia la experiencia vivida de la perfecta consagración a María, siguiendo con simplicidad la guía que Ella ha trazado para todos los adheridos al M S M en el precioso Opúsculo:” LA VIRGEN A LOS SACERDOTES SUS HIJOS PREDILECTOS”.

III PARTE

La guía del Opúsculo

En estos años el librito : “LA VIRGEN A LOS SACERDOTES SUS HIJOS PREDILECTOS” ha sido para todos una guía que ha indicado el camino que hay que recorrer para vivir la consagración al Corazón Inmaculado de María.

Aunque el MSM  es cosa distinta del Opúsculo, sin embargo se debe admitir que este ha servido como guía segura y preciosa para el Movimiento. Ya en  las precedentes circulares me he referido a la relación existente entre el Movimiento y el Opúsculo. Ahora deseo continuar y desarrollar ulteriormente este tema, obligado a ello por algunas circunstancias que se han verificado en estos últimos años y por mi gran deseo de poner en evidencia la importancia del mensaje que el libro contiene, y la urgente necesidad de proteger siempre más su integridad.

a).- Importancia del Mensaje

Cuanto mas se desarrolla el MSM y se difunde en todo el mundo, tanto más aparece evidente el importante papel que en esto ha tenido el librito :” LA VIRGEN A LOS SACERDOTES SUS HIJOS PREDILECTOS”.

La primera función que cumple el Opúsculo en relación con el Movimiento es la de darle a conocer y la de favorecer de modo admirable su difusión. Esto lo he podido comprobar en todos mis víajes.

Aun en mi ultimo viaje a Africa, realizado recientemente, cuál no ha sido mi sorpresa al verificar que el libro había sido ya traducido e  impreso en lengua árabe; que también había sido traducido y estaba ya en vía de impresión en lengua swali y malgache.

Su traducci6n a las principales lenguas conocidas, hecha de modo espontáneo, ha permitido que llegue hasta los últimos confines de  la Tierra el mensaje que en estos graves momentos ha dado la Virgen para invitar a todos sus hijos predilectos a entrar en el refugio de su Corazón Inmaculado.

He recibido de los EE. UU. de América una carta que me pare ce muy significativa a este propósito.

En EE. UU. se han impreso 14.000 Opúsculos en lengua polaca, pero luego se topo con la dificultad de introducirlos en Polonia.

El P. Alberto Roux, responsable del M S M en USA me escribe: “No recuerdo si te he dicho que el Secretario de la Conferencia Episcopal Polaca ha obtenido del Gobierno el permiso para la entrada en Polonia de los 14.000 ejemplares de “ LA VIRGEN A LOS SACERDOTES SUS HIJOS PREDILECTOS” ,impresos aquí en EE.UU. Ya habían sido enviados de tapadillo 7.000, uno por uno, a sacerdotes y casas religiosas. Ahora hemos enviado rápidamente por avión los otros 7.000 que quedaban. Pero Mons. Dabowski me pide otros 7000, que inmediatamente he hecho imprimir para enviárselos enseguida.

Mons. Dabrowski, que es el Secretario de la Conferencia Episcopal Polaca me escribe que los Opúsculos desaparecen rápidamente porque los Sacerdotes en Polonia tienen gran sed del MSM. Pero además de dar a conocer el M S M y su difusión, el Mensaje contenido en el Opúsculo tiene una ulterior y grandísima importancia. Sirve para dar a conocer y asimilar el espíritu de esta obra de la Virgen y traza el camino que es necesario recorrer para vivir la consagración a su Corazón Inmaculado. En esto resíde su importancia y su particular utilidad.

“Por esto os hablo....

Os hablo para ayudaros a salir de la confusión hoy creada por vuestras mismas palabras. Y así, como Madre, os conduzco dulcemente a escuchar la sola Palabra del Padre.  Esta Palabra se hizo carne y vida en mi purísimo seno. Mi Corazón se abrió para  acogerla y la guardó como tesoro precioso.

Os hablo porque hoy es necesario escuchar Su palabra. Es necesario acogerla y guardarla celosamente.

Solo la Palabra de mi Hijo es la que YO os quiero hacer oír. Hoy su misma Voz viene como oscurecida; es la Palabra del Padre, es mi Hijo Jesús a quien ya no se quiere escuchar.

Su Palabra, tan claramente contenida en el Evangelio, está hoy como sumergida por otras voces humanas. Habéis compuesto un Evangelio para vosotros con vuestras palabras.

Vosotros, amados hijos míos, debéis oír y anunciar sólo la Palabra de mi hijo, tal como se lee en Su Evangelio.

...Os hablo para deciros cuál es la Palabra que hoy debéis escuchar en la Iglesia: la del Papa, la de los Obispos a él unídos.

Cada vez aumentan más las tinieblas y os hablo para ser vuestra única Luz. Se propaga siempre más el error, y os hablo, hijos míos predilectos, porque sois llamados a permanecer en la Verdad, vosotros, ministros de la Palabra; vosotros, anunciadores de la Verdad.

El mañana se presenta angustioso y os hablo para invitaros a la confianza, al completo abandono en mi Corazón de Madre.

El alboroto ensordecedor del vocerío todo lo confunde cada vez más y os hablo para pediros el silencio, el sufrimiento, la oración. Os hablo para pediros hoy las cosas mas preciosas para Mi”.  (25-9-76)

La forma en que se expresa el Mensaje dado por la Virgen es la de “locuciones interiores”, es decir, palabras que yo siento dictadas a mi corazón. A quien representa a la Iglesia le compete convalidar su autenticidad.

A mí me parece importante subrayar que si se mira a la sustancia del Mensaje, se echa de ver que precioso es para todos los Sacerdotes, porque nos ofrece una válida ayuda para vivir la Consagración al Inmaculado Corazón de María. Por lo cual invito calurosamente a cada Sacerdote a acoger en su mente, a meditar en su corazón y a vivir con la simplicidad de los pequeños cuanto la Madre del cielo nos indica. De lo contrario se corre el peligro de alejarse más y más del espíritu de este Movimiento.

Invito a abrir el libro particularmente en los momentos difíciles de desaliento o de espiritual desamparo, y se encontrara en él la respuesta adecuada para proseguir con confianza en el camino emprendido.

Un Sacerdote, profesor de  Teología, me ha escrito diciéndome que encuentra en el Opúsculo una síntesis entre la doctrina sobre la infancia espiritual de santa Teresita del N. Jesús, la de la Consagraci6n de S. Luis Mª Grignion de Montfort y el Mensaje de Fátima.  Puedes, hermano sacerdote, comprobar tu mismo la verdad de esa apreciación.

Sin embargo me parece necesario decirte que la importancia de este Mensaje aparecerá tanto más clara cuanto más avancemos en los difíciles y dolorosos momentos de la purificación. Por esto es hoy más necesario y urgente defender la integridad del Mensaje, vigilando con solicitud para que sea siempre conservada su autenticidad. Tal deber incumbe especialmente a los que tienen cargos de responsabilidad en el Movimiento. Les recomiendo que  vigilen para que nunca se inserten en él elementos extraños, que puedan corromper la integridad del Mensaje que se nos ha confiado. Ciertamente hay otras muchas personas a quienes el Espíritu Santo comunica sus carismas, pero ninguna de ellas está por eso autorizada a interferirse en el M S M.

Es para mi motivo de dolor y de profunda preocupación comprobar que en algunas naciones, por parte de alguna persona carismática, se han introducido elementos que han sido fuente de confusión y causan un daño incalculable a la difusión y a la verdadera comprensión de nuestro Movimiento.

Mientras agradezco a los responsables nacionales su generosidad y el gran trabajo que realizan, los invito a todos a un prudente modo de proceder, que debe estar siempre en unidad de inspiración  y de directivas con aquel que la Virgen ha elegido como instrumento, aunque tan poca cosa y muy limitado, para la difusión de su Obra en la Iglesia.

“Para mi Movimiento Sacerdotal YO me manifiesto por medio de ti: tu, y no otros, eres el instrumento por Mi elegido para esta misión. Esto debe saberse ahora por todos, a fin de evitar cualquier confusión con que mi adversario tratará de ofuscar esta Obra mía. Los que la reciban por medio de ti tendrán el don de Mi Luz purísima” (23-8-75).

Por esta razón pido vivamente a todos los responsables nacionales la mayor unidad con el Centro Mundial del Movimiento en Milán -Vía Mercalli, 23 

Esta unidad, vivida siempre mas intensamente, se convierte

en el medio seguro que nos consentirá preservar integro e interpretar  de manera auténtica el Mensaje que la Virgen nos ha con fiado para preparar en la Iglesia y en el mundo el triunfo de su Inmaculado Corazón.

b).- Necesidad de proteger su integridad

De cuanto he dicho resulta urgente la obligación de asegurar la autentica interpretación del Mensaje, que tiene tanta importancia en esta Obra que la Virgen ha difundido en todo el mundo. También porque en estos años se ha asistido a algunos hechos que ciertamente han dañado su integridad.

Se ha afirmado en la introducción del Opúsculo que no se permitían reproducciones parciales de los mensajes y que se concedía el permiso de traducción a condición de que fuese traducido literalmente el texto de la impresión italiana. Pero ¿que ha sucedido, por el contrario, en estos años?  Naturalmente no se pretende poner en duda la buena fe de los que, incluso a costa de mucha fatiga y de grandes sacrificios económicos, han trabajado con el solo fin de un autentico apostolado. Pero por desgracia nos hemos encontrado frente a estos hechos, que han suscitado no poca perplejidad y preocupación.

i)  Revistas que han transcrito páginas enteras del Opúsculo, podando arbitrariamente parte de los mensajes sacados de su contexto y, por tanto, no del todo inteligibles (Suiza)

2)  Libros que contienen mensajes con indicaciones precisas de fechas y plazos, y con seguras referencias a hechos apocalípticos, sobre los cuales yo mismo tengo gran pérp1ejidad y que, para convalidarlos citaban frases entresacadas de aquí y de allá de nuestro Opúsculo (Italia y Portugal)

3)  Traducciones del Opúsculo en las que se ha omitido, o bien toda la Introducción (India, Filipinas y Canadá), o bien se ha resumido grandemente (México, Argentina y Brasil),  o el texto de los mensajes ha sido traducido con omisión de varias partes (Portugal)

4)  La tentativa llevada a cabo por algunos de justificar actos de desobediencia a las normas litúrgicas aprobadas por la legitima Autoridad de la Iglesia, en nombre de una mal entendida fidelidad a la Tradición, mientras es empeño nuestro muy preciado y reiterado el de la perfecta obediencia a todas las normas establecidas por la Iglesia en el campo liturgico y disciplinar, (en Alemania).

5)  Movimientos surgidos en la Iglesia por obra de determinadas personas, que han tratado de unir el M S M a los suyos, mientras que he afirmado siempre con firmeza que nuestro Movimiento está en fraterna colaboración con todas las asociaciones que actúan en la Iglesia, pero sin particular unión con ninguna, (Canadá)

6)  La tentativa de servirse del Movimiento para avalar y contrastar ya una ya otra de las apariciones que parece han acontecido recientemente, mientras el MSM deja a cada uno libre de regularse según la propia conciencia y siempre con el fiel obsequio a cuanto la Iglesia ha establecido, (USA)

7)  Voces incontroladas que se difunden sobre mi misma actividad o acerca de determinadas profecías, que yo naturalmente jamás he soñado hacerlas, pero que se atribuyen a  mi pobre persona (sucede esto un poco en todas las naciones de habla inglesa) Y con cierta sorpresa leo en cartas que me llegan de lugares de Italia y también del extranjero, la petición de confirmar si D. Esteban está verdaderamente enfermo.

Aprovecho, pues, esta circular para asegurar a todos que mi actual estado de salud es bastante bueno. Naturalmente el peso de los viajes, cada vez más largos y fatigosos, comienza a hacerse sentir, pero gracias a la Divina Providencia y a una particular asistencia de la Madre celestial, hasta ahora no me puedo quejar de mi estado de salud. Lo que me permite continuar realizando aquellos viajes que me piden para la mayor difusión del Movimiento, a fin de que también yo pueda contribuir a la gloria del Corazón Inmaculado de María y al pleno triunfo, en el alma y en la vida de todos  de Jesús, nuestro único tesoro y el solo motivo de todo nuestro obrar.

Tomo, pues, ocasión de esta carta para precisar claramente:

a)  Todo lo que guarda relación con el Movimiento se contiene en el mensaje del Opúsculo “LA VIRGEN A LOS SACERDOTES, SUS HIJOS PREDILECTOS”

Cada frase del libro debe estar siempre inserta en todo el contexto y debe ser interpretada basándose en aquellos criterios que han sido indicados en la introducción por mi Director espiritual.

b)  Por lo que mira a todo lo que yo pueda decir acerca del Movimiento y de los momentos actuales, se encuentra contenido solo en las Circulares o en lo que repito en los varios Cenáculos que tengo en todas las partes del inundo, y de los cuales existen ya muchos informes registrados.

Por tanto, todos los otros escritos que se han hecho circular y que se me atribuyen, están destituidos de toda verdad.

Todo cuanto he indicado demuestra lo necesario que es para el bien del M S M, que el Mensaje que nos ha confiado la Virgen sea protegido cada vez mas y avalada su integridad.

Por esta razón creo llegado el tiempo de hacer imprimir  una edición “típica” de nuestro Opúsculo “LA VIRGEN A LOS SACERDOTES, SUS HIJOS PREDILECTOS”

c)  La 12ª edición italiana y la edición “típica”

Se ha decidido, por tanto, hacer imprimir una edición que sea típica”, es decir, aquella a la que todos en conciencia se deban referir necesariamente, sea la que sea su obra de traducción. Esta edición va a ser trabajada cuidadosamente, aunque en la sustancia no cambiará con respecto a las ediciones precedentes. Sin embargo, el texto de los Mensajes será completado y perfeccionado.

Al texto precederá sobre todo una Introducción muy importante, en la cual se esclarecerá el origen y la finalidad del M.S.M. y se indicarán los criterios de lectura a los que será necesario referirse para una más completa comprensión del Mensaje. Naturalmente la salida de esta edición típica comporta algunas consecuencias en el aspecto práctico:

1).- Para garantizarnos que no habrá reproducciones parciales o traducciones resumidas, esta vez se recurrirá a la tutela jurídica del “copyright”.

2).- En consecuencia nadie podrá ya hacer ninguna reproducción o traducción sin el permiso explícito del Centro de Milán.

3).- Este Centro solo concederá el permiso a condición de que el libro sea traducido completa y literalmente.

4).- Sobre todo es necesario  subrayar la garantía de que la Introducción, preparada con  particular cuidado y siguiendo los criterios que han sido señalados por la Iglesia, sea siempre traducida de manera literal y completa.

5).-  Cualquier reproducción parcial o cualquier otra traducción que no observe los criterios indicados será desautorizada por el Centro de Milán, y para la tutela de nuestros derechos se podrá incluso recurrir  a la vía legal.

Queridísimo hermano en el Sacerdocio, siguiendo está vía, que creo indispensable para proteger la integridad de un Mensaje que  de día en día me parece más importante, hemos seguido el camino que nos ha sido trazado por las competentes Autoridades de la Iglesia. Y nos adherimos a estas claras indicaciones con inmensa alegría y confianza, en la seguridad de vivir nuestro segundo compromiso que la Madre del cielo ha querido fuese  la característica de su Movimiento, a saber, el amor al Papa y a la Iglesia a El unida.

A la alegría de poder ofrecer este tributo de filial obediencia a la Iglesia se une por desgracia nuestro doloroso sentimiento de hijos por la persona del queridísimo   Padre Santo, el Papa Juan Pablo II.

Cuando el 13 de Mayo fue objeto del gravísimo atentado contra su vida me encontraba en Tomé, capital de Togo celebrando un Cenáculo. Quedé maravil1ado de la profunda y dolorida participación  de toda la población africana, mientras interiormente me preguntaba: ¿por qué en tal y tan grave circunstancia me encuentro tan lejos de la Persona de nuestro queridísimo Padre Santo?

Entonces me recogí en una personal e intensa oración y me pareció entender que en el momento del grave atentado junto al Papa estaba la Madre, que personalmente intervino para salvarle la Vida...

Luego, durante el periodo de su dolorosa permanencia en el hospital, me pareció que nuestra Madre celestial le confortaba con la oración y el afecto de sus hijos predilectos, esparcidos por todo el mundo.

Porque, amadísimos Sacerdotes del Movimiento, aquella tarde  del 13 de Mayo os sentí a todos a mi lado, junto al lecho en que el Papa estaba siendo operado, como una potente barrera de oración y de amor que Le sostenían y Le daban de nuevo la vida, juntamente con la sangre que sin cesar Le transfundían....

Y durante los Cenáculos que celebraba en las naciones africanas y en  las más alejadas localidades de Madagascar, al final de cada parte del Rosario invitaba como siempre a los Sacerdotes a orar por el Papa y con sencillez, en esta ocasión, añadía; Depositemos nuestra oración en el Corazón Inmaculado de María y Ella inmediatamente la llevará al Papa en su habitación  de la Clínica Gemelli, en la que se encuentra hospitalizado; porque Ella no necesita salas de espera o pedir permisos particulares a los médicos responsables ... y el Papa advertía seguramente el alivio y consuelo del amor y la oración  de tantos Sacerdotes suyos que materialmente se encuentran tan lejos de él.

Y con las lágrimas en los ojos veía ¡como todos estos hermanos míos oraban con tanta intensidad y dolorida participación!

“La lucha entre vuestra Madre celestial - la Mujer vestida del Sol - y el dragón rojo ha entrado ya en su fase conclusiva.

Todo lo que ha sucedido en estos meses tiene un significado profundo en la sucesión de cuanto ha sido ya predicho para este período de purificación que estáis viviendo.

En el Espíritu de la Sabiduría aprended a leer los signos del tiempo en