Último boletín:

Circular nº21

Movimiento Sacerdotal Mariano

EL MOVIMIENTO SACERDOTAL MARIANO

*UNA DIFUSION SORPRENDENTE

*LAS RAICES DE ESTA ESPANSION

*SU FISONOMIA JURIDICA

CIRCULAR nº 21 MILAN (ITALIA)

Movimiento Sacerdotal Mariano

AVE MARIA

Milán, 8 Diciembre 1980 

Fiesta de la Inmaculada

Queridísimo hermano en el Sacerdocio:

Después de algunos meses de silencio te escribo esta carta en la luz de la Inmaculada. El gran trabajo por el Movimiento que me ha llevado este año a recorrer muchos  Países de Europa y América, de Asia y Oceanía, me ha  impedido escribirte con más frecuencia.

Pero todos los días, en la oración, estoy cerca de ti.

En el Corazón Inmaculado de María nuestra unidad  se  hace más profunda.

Nos une el común empeño de vivir la consagración a la Virgen, que hemos hecho, y que tantas veces hemos renovado  juntos en los Cenaculos. Ella tiene la capacidad de transformar interiormente nuestra existencia bajo el dulce y potente  influjo de la acción de nuestra Madre Celeste.

Hermano Sacerdote, querría ayudarte a superar las numerosas dificultades que salen al paso en este difícil camino. Por causa de ellas, muchos se paran inseguros y dudosos y se convierten en víctimas de su propio desaliento.

¡ESTE ES YA EL TIEMPO DEL VALOR Y LA SEGURIDAD¡

El auxilio que se te da para superar dudas y dificultades no lo debes buscar fuera o a tu alrededor, sino dentro de ti, en lo íntimo de tu vida. La prueba segura de que esta es solo obra de la Virgen la encuentras en tu alma y corazón, transformados por la acción de María que, día a día, se ejercita de manera más fuerte, para conformarte plenamente con la imagen de su Hijo Jesús.

“Vuestro corazón agostado, vuestras almas sedientas, hijos predilectos: he ahí el lugar donde vuestra Madre pone ahora su refugio. Y con motivo de mi presencia, este desierto se transforma en jardín, por Mí misma cultivado con particular cuidado y premura materna. Así, cada día, riego la aridez de vuestro corazón con la ternura de mi amor inmaculado, y  vuestras almas con la gracia divina, de la que estoy llena porque como Madre debo distribuirla a todos mis hijitos.”

“Vendo también vuestra heridas con mi bálsamo celeste y os limpio, ayudandoos a liberaros continuamente de los pecados, de los numerosos defectos, de vuestros desordenados apegos. De este modo preparo y hago fecundo el terreno de mi jardín. Luego siembro en él el amor a mi Hijo Jesús para que pueda  brotar y florecer de modo siempre más perfecto y luminoso.

Y os abro, en su Espíritu de Amor, al sol de la complacencia del Padre; y así la Stma. Trinidad puede resplandecer y reflejarse en la celeste morada, construida en el Corazón Inmaculado de vuestra Madre Celeste.

Así crecéis como florecillas, cultivadas por Mí, que se abren sole para cantar la gloria de Dios y para  difundir  por doquier el esplendor de su amor divino. Por esto es doy  también el color y el perfume de mis virtudes: la oración, la pureza, el silencio, la confianza, la pequeñez, la obediencia, el perfecto abandono” (29-VI-1980)

He aquí el lugar que anula las distancias de los más diversos lugares; el centro de todas las direcciones, la morada donde se crece en el mutuo amor hasta llegar a la perfección  en la unidad: EL CORAZON INMACULADO DE MARIA.

Hoy en día; a decenas de millares, los Sacerdotes acuden de todas las partes del mundo para entrar en el recinto de  este precioso jardín. Y con los Sacerdotes, todos los días,  entra en él un ejército innumerable de religiosos y fieles.

Señal de que la Virgen lleva adelante, de manera maravillosa, su designio. A pesar de las dolorosas y amenazadoras vicisitudes de nuestro tiempo.

Toca a nosotros solamente vivir en espíritu de Fe, Esperanza y Amor, el momento presente, como niños que no se  preocupan de nada, porque se sienten seguros en los brazos de su Madre.

Por esto la interior serenidad, la confianza, el  abandono filial deben convertirse en el distintivo que a todos nos contradistinga cuanto más entremos en los momentos resolutivos de la purificación.

De hecho nuestra pequeñez y fragilidad constituyen un punto de fuerza, en la táctica victoriosa de nuestra Celestial Capitana.

“Vivid en el amor inmaculado de mi Corazón materno. Sed pequeños, pobres, humildes. Aceptad como un don vuestra fragilidad. No busquéis nunca vuestra propia afirmación, ni  tampoco la primacía sobre les demás. El camino por el que es conduzco es el del ocultamiento y las humillaciones. No seáis curiosos de saber le que es espera, pero, en todo momento, vivid en el amor perfecto.

Entonces podréis entregaros siempre más a las almas porque a cada uno de vuestros arrojos corresponderá un auxilio  del Señor, proporcionado a vuestro trabajo. Id adelante con valor, sin jamás deteneros, llevando vuestra pesada Cruz, como Jesús camino del Calvario, en un camino imposible y proporcionado a las escasas fuerzas que le quedaban.” (8-VIII-1980)

Si, por la salvación del mundo, somos llamados a vivir momentos de gran dolor, a través de nosotros  la Virgen quiere difundir el calor de su amor materno y la luz de su presencia junto a todos sus hijos.

Señal de  ésta Su presencia es con toda seguridad el Movimiento Sacerdotal Mariano, que se difunde siempre más y más de una manera humanamente inexplicable.

Las raíces de esta difusión, como diré más adelante, son la oración, el sufrimiento, la cotidiana inmolación de tantas personas escondidas y desconocidas

Por esto me siento muy cerca de mis hermanos que sufren por motivo de enfermedades o de pruebas espirituales.  Pienso con afecto y gratitud en todos les Sacerdotes que viven solos, aislados, entre dificultades inenarrables, en los más dispersos países de misión condividiendo la sufrida existencia  de tanta  pobre gente.

La más grande gracia que la Virgen me ha hecho  en  estos años, ha sido la de haberes encontrado en los más dispares senderos del mundo.

¡Oh, como querría que me sintierais siempre a vuestro lado, en el Corazón Inmaculado de vuestra Madre Celeste,  para enjugar con Ella vuestro sudor y dar fuerza a vuestro cansancio! Para todos vosotros hago el ofrecimiento de mi pequeñez, de mi sufrimiento y de mi vida.

Todos los días es pongo en el cáliz del Sacrificio Eucarístico, y es sobre todo por medio de vosotros, mis queridos hermanes Sacerdotes, como esta Obra de la Virgen se ha difundido por doquier y como, durante este año, he podido contemplar, en todas las partes del mundo, las maravillas de  amor y de luz de nuestra Madre Inmaculada.

UNA DIFUSION SORPRENDENTE

Me ha sido posible constatar personalmente la sorprendente difusión del Movimiento Sacerdotal Mariano, participando este año en muchísimos Cenáculos regionales.

Desee hacer una síntesis de ellos para que tú también puedas contemplar las maravillas que el Corazón Inmaculado de María ha llevado a cabe en todas las partes del mundo.

LOS CENACULOS REGIONALES

Durante  este año he pedido presidir 150 Cenáculos Regionales, de los que 103 han sido exclusivamente para Sacerdotes del MSM. Han tomado parte en estos Cenáculos Regionales,  las más de las veces presidiendo incluso la Concelebración, 60 Cardenales, Arzobispos y Obispos: 17 en Europa, 12 en  América 24 en Asia y 7 en Oceanía. En los Cenáculos Regionales, duran te el año 1980, han participado un total de 7300  Sacerdotes. De les que: 3000 en Europa; 1500 en América; 2500 en Asia y 300 en Oceanía.

Han participado también en los Cenáculos 130.000 entre Religiosos y fieles, de los que: 60.000 en Europa; 40.000 enAmérica; 25.000 en Asia y 5.000 en Oceanía.

a).- EN EUROPA

Durante la primavera me ha sido posible participar en  los Cenáculos de. las principales regiones italianas con una  respuesta excepcional tanto por parte de les Sacerdotes como de los fieles.

En general, aún tratándose de días laborales, las Iglesias rebosaban de fieles que participaban en la parte conclusiva del Cenáculo.

Recuerdo especialmente la catedral de Chieti y la Basílica de la Santa Casa de Loreto, llenas de millares de fieles desde las 9 de la mañana, por lo que se tuvo que hacer, junto al de los Sacerdotes, un Cenáculo para todos.

El MSM de Abruzzo se ha hecho promotor de la Consagración al Corazón Inmaculado de María de toda la región eclesiástica “abruzzese”. Se tuvo este compromiso en un Santuario  mariano por parte de todos los Obispos de la región y de muchísimos Sacerdotes  en una jornada inolvidable.

También he podido participar en Cenáculos regionales, tenidos en otros Países de Europa.

En el mes de Mayo he estado en Austria, donde se han celebrado Cenáculos regionales en Viena, Salisburgo, e  Innsbruk. Después he pasado a Alemania para tener Cenáculos en Mónaco de Baviera, Colonia y Maguncia; y en Suiza, donde me he encontrado con muchos Sacerdotes del Movimiento en un Cenáculo en Einsideln.

En el mes de Junio he visitado Francia para tener  Cenáculos en París  en la Basílica de Sgdo. Corazón en Montmátre, en Lión y en Lourdes. En España se hicieron Cenáculos en Barcelona, Palma de Mallorca, Madrid y. Toledo. Y en Portugal, Cenáculos verdaderamente inolvidables por el gran número de participantes, y por el espíritu que les ha animado, tenidos  en Lisboa, Braga y Fátima, a donde acudieron Sacerdotes de todas partes de Portugal.

Durante mi viaje a Europa, con frecuencia he celebrado jornadas de Cenáculo para religiosas y fieles. ¿Como no recordar Viena y Salisburgo en Austria, y Mainz en Alemania donde, durante la fiesta de la Ascensión, se dieron cita más de 3.000 fieles, que por la mañana se reunieren en el Palacio de la Opera de la ciudad para el rezo de las des primeras partes del Rosario y para la meditación y, al mediodía, llenaron la Catedral para oír la Sta. Misa y hacer la consagración al Corazón Inmaculado de María?

Recuerdo también los Cenáculos tenidos en Lourdes con fieles venidos de todas las partes de Francia meridional, y en Fátima, donde el número de los presentes superaba los cinco mil provenientes de las partes más alejadas de Portugal.

b).- EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA

Del 1º al 25 de Septiembre he visitado los Estados  Unidos de América para hacer el mayor número posible de Cenáculos. En verdad la Santísima Virgen me ha ayudado porque el itinerario había sido preparado de tal modo que no me quedaba margen para descansar  un poco.

Cada día por la mañana iba en el avión de un Estado a otro y, al mediodía, de las 15 a las 17 se celebraba el Cenáculo con los Sacerdotes, y de las 18 a las 20 con los fieles  concluyendo con la concelebración de la Sta. Misa, durante la cual los Sacerdotes, al Ofertorio, y los fieles, antes de su Comunión, hacían todos su Consagración al Corazón Inmaculado de María.

He visitado dieciséis Estados: New York, Connecticut, Massachusetts, Michigan, Ohio, Florida, Wisconsin, Ollinois, Jowa, Missouri, Kansas, Texas, Louisiana, New México, Oregon  y California.

En Invernnes (Florida) y en Sinsinawa (Jowa) hubo tres días de Cenáculo para dar la posibilidad de que los Sacerdotes que se encontraban en Estados más lejanos pudieran participar  en ellos.

En los Cenáculos tenidos en los Estados Unidos han participado 1.500 Sacerdotes, de les 3.000 que han dado su  adhesión al MSM, y 40.000 fieles.

De manera particular me ha sorprendido la fervorosa participación de Religiosas y fieles, que con frecuencia venían en automóvil o en autocares de línea desde los más lejanos Estados.

Recuerdo que, en Baton Rouge de Luisiana, algunos grupos, para participar en la parte conclusiva del Cenáculo, habían venido desde Dallas (Texas) haciende nueve horas  de  viaje  en transbordos y paradas de fervorosa oración.

c).- EN FILIPINAS

Del 27 de Septiembre al 15 de Octubre he tenido la posibilidad de llegarme a los puntos clave de las Islas Filipinas. El MSM se encuentra aquí difundido un poco por todas partes.  El archipiélago es vastísimo porque lo componen más de 7.000 islas, llamadas “las perlas del Pacífico”. El clima es ecuatorial es decir, muy caluroso y húmedo, le que constituye una  cruz para todos los misioneros.

Las Filipinas están formadas por tres grandes grupos de islas, con lengua y cultura diversas: la parte meridional (Mindanao); la parte central (Visaia) y la parte septentrional (Luzon).

Durante mi breve permanencia, con nueve horas de avión, con viajes en nave y automóvil, he visitado las tres partes   del Archipiélago para hacer Cenáculos por doquier. En  ellos  han participado 9 Obispos, 1.200 Sacerdotes y 10.000 fieles.

En la parte meridional he visitado la ciudad de Davao, encontrándome con los seminaristas teólogos, con los Sacerdotes y con un nutrido grupo de fieles, les cuales se reúnen  todas las semanas para hacer su cenáculo con el rezo del Santo Rosario, la lectura del Opúsculo y la Consagración al Corazón Inmaculado de María.

En la parte central (Visaia), he estado en la ciudad de Cebú, Bacolod, Iloile y Rojas. En cada una de ellas el Cenáculo se hacía siempre con les Sacerdotes, en presencia del Obispo, que presidía la Concelebración; luego, en el Seminario en los teólogos y finalmente en las Iglesias con los fieles. Me acompañaba siempre el querido misionero somasco P. Juán Tarditi que desde hace muchos meses, con encomiable sacrificio, había preparado el fatigoso itinerario.

En la parte septetrional (Luzon) he ido a hacer  Cenáculos en las ciudades de Laoag, Vigan, Baguio, Cabanatuan, Tagaytay, Laguna y Manila.

Recuerdo que el 13 de Octubre, aniversario de la última aparición de Fátima, en Laguna, en una Capilla dedicada  a la Virgen de Fátima, en medio de una floresta de  árboles tropicales, se celebró un maravilloso Cenáculo con Sacerdotes y millares de fieles llegados de todas las partes de Manila.

En Filipinas, junto a una gran pobreza, he encontrado  una gran bondad y una gran religiosidad. Los Seminarios están  todos repletos de jóvenes; abundan las vocaciones al Sacerdocio y a la vida religiosa y es masiva la devoción a la Virgen.

En Manila, todos los Miércoles, en el Santuario de la Virgen del Perpetuo Socorro, se reúnen más de 30.000 fieles hacer la famosa novena de San Alfonso, la cual se repite a la vez en todas las demás Iglesias de Filipinas.

d).- EN AUSTRALIA

Del 16 al 31 de Octubre he viajado a las principales ciudades de Australia para hacer Cenáculos en les que participaron 7 Obispos, 300 Sacerdotes y 5.000 fieles.

También en este nuevo Continente, al cual visite por primera vez, he quedado impresionado al constatar que el MSM se encuentra difundido por todas partes. El instrumento de su difusión ha sido el Opúsculo “La Virgen a les Sacerdotes  sus hijos predilectos”, en lengua inglesa, que ha llegado desde  el Canadá, los Estados Unidos, Filipinas y la India. Ahora hay en preparación una nueva edición que se está imprimiendo  en  la misma Australia.

He estado en la ciudad de Brisbane; me he detenido en Sydney seis días para hacer algunos Cenáculos en la ciudad y en las ciudades circundantes, recorriendo en automóvil un millar de kilómetros en tres días.

Aquí tuve la grata sorpresa de encontrarme con un grupo de personas, venidas de propósito desde Nueva Zelanda y de lejanas islas del Pacifico para participar en nuestros Cenáculos.

Fui también a la capital Camberra y a las ciudades de Melbourne, Adelaida y Perth a orillas del Indico.

Fui huésped de los Obispos, los cuales han alentado siempre el Movimiento y he tenido un encuentre muy cordial con el Pro-Nuncio Apostólico.

No puedo olvidar el último día  pasado en Perth, en tres Cenáculos consecutivos: a las 10 de la mañana, a las 14 y a las 20 en la gran iglesia de los PP. Redentoristas, presente el Obispo y con la Iglesia siempre abarrotada de fieles.

e).- INDIA

Una de las experiencias para mí más conmovedoras de todo el viaje ha sido mi permanencia en la India, del 1º a1 20 de Noviembre.

En una nación, que en su mayoría son de religión indú o musulmana, me he encontrado con una Iglesia muy viva y floreciente, especialmente en las zonas evangelizadas por el Apóstol Santo Tomás y San Francisco Javier.

También aquí he encontrado el MSM difundido por todas partes, y me han ofrecido la primera edición de nuestro Opúsculo traducido al “tamil”, una de las numerosas lenguas de la India, que se habla en la región extrema del Golfo de Bengala.

En la India el infatigable apóstol del Movimiento es el misionero salesiano D. Rosario Stroscio, que por más de cuarenta y dos años evangeliza aquellas tierras. Ha preparado el no fácil itinerario, con un amor y una precisión sorprendentes y ha estado siempre a mi lado, como un ángel custodio, para conducirme y hacerme de fiel traductor.

En 20 días he visitado cinco Estados, haciendo 28 Cenáculos, de los que 17 han sido  para solo Sacerdotes, y han participado 15 Obispos, 1.300 Sacerdotes y 1.500 fieles.

Se tuvieren Cenáculos en Bombay, en el Estado de Maharasthra; en Calcuta, en el Estado de Bengala; en Madrás, Ponticherry, Tiruchirapalli, Tuticorin, Thailapuram y Vallior en el Estado de Tamilnadu; en Kottayam, Ernakulam, Alwaye  y Trichur; en el Estado  de Kerala; en Mangalore y en Bangalore en el Estado de Karnataka; en Pangim, Mangao y en Vasco en el Estado de Goa.

Cuatro vuelos aéreos, dos noches en tren y los demás días en les  automóviles que cada Obispo, con exquisita gentileza, ponía a nuestra disposición.

En general, por la mañana se tenía el Cenáculo en la  presencia del Ordinario del lugar y de un centenar de Sacerdotes, después se iba a la Catedral, llena de religiosas y fieles, y allí se hablaba del Movimiento. Luego, presidida por el Sr.Obispo, se celebraba la Concelebración de la Santa Misa en  su propia lengua, durante la cual los Sacerdotes en el Ofertorio y antes de la Comunión todas las religiosas y fieles hacía el acto de Consagración al Corazón Inmaculado de María, con la formula del MSM.

Al medio día nos encaminábamos a la prolongada ciudad, recorriendo  cada vez cerca de 200 kilometros por carreteras no fáciles.

Tengo todavía vivo en mi mente el recuerde de aquellas Catedrales, llenas de millares de fieles, de los cuales muchísimos eran jóvenes y niños, vestidos con sus variopintos trajes, sentados en tierra mientras les hablaba y que rezaban con tanto fervor y me demostraban su alegría y afecto con inclinaciones, con postraciones, con coronas. de flores blancas y perfumadas, que me metían alrededor del cuello...

Ha sido un viaje inolvidable: en casi tres meses he  hecho 41 vuelos; he viajado  semanas enteras en automóvil: he pasado dos noches en tren: algunos trechos en nave, y sin embargo al final no me encontraba excesivamente cansado, tan grande ha sido el milagro de gracia y de luz que por doquier ha realizado el Corazón Inmaculado de María.

Hermano Sacerdote, de algún modo he intentado comunicarte el encanto de este itinerario, porque he sentido  que tú  has estado muy cerca de mí con la oración y con tu afectuoso  recuerdo.

Ha sido también UN SIGNO de cómo la Virgen provee, en cada momento, a esta su Obra de amor, que a través de misteriosos caminos, por Ella misma trazados, ha logrado ya una tan gran difusión en todas las partes del mundo.

LAS RAICES DE ESTA DIFUSION

Llegados a este punto, es natural preguntarse cuáles ha sido los medios que han consentido una tan rápida y vasta difusión del MSM.

Sobre todo porque ha sido una característica constante del Movimiento no apoyarse nunca en medios humanos y en no buscar cualesquiera formas de propaganda.

Se puede decir que el instrumento que ha dado a conocer  el MSM y sobre todo que ha hecho que penetre en las almas su espíritu ha sido siempre el Opúsculo “LA VIRGEN A LOS SACERDOTES SUS HIJOS PREDILECTOS”, hoy traducido a todas las lenguas.

“Tú no has entendido, hijo, que Yo he escogido la necedad para confundir la sabiduría, y la debilidad para derrotar la fuerza. Es mi voluntad que este pequeño volumen se propague así como está; será el medio con el que Yo llamaré a muchos Sacerdotes a mi Movimiento y me formare  un ejército invencible . . .” (27 Sept. 1973)

“...Incluso el Opúsculo es sólo un medio para la propagación de mi Movimiento. Un medio importante que he elegido por que es pequeño. Servirá para dar a conocer a muchos esa Obra mía de amor entre mis Sacerdotes”. (24 Junio 1974)

En la raíz de su extraordinaria expansión se encuentra sólo una particular acción de nuestra Madre Celeste, que está reuniendo, de todas partes, su ejército para preparar el triunfo de su Corazón Inmaculado

Y nosotros podemos secundar la acción de la Virgen con la oración, con el sufrimiento y con el cotidiano empeño de  vivir la consagración que le hemos hecho.

“Sólo mi acción de Madre es necesaria a la propagación  de mi Movimiento. Es sólo mi acción la que prepara a las almas a aceptar este don mío; que dispone para cada uno el momento en que es aceptado; que da una gracia especial por la cual mis palabras puedan ser comprendidas y puedan producir en las almas aquella maravillosa realidad que ellas expresan.” (5 Agos te 1975)

“...Pero el adheriros depende sólo de corresponder  a una gracia especial que Yo concedo a cada uno. Y ésta puedes obtenerla con tu oración, hijo; con tu amor, con tu sufrir, incluso con tu impotencia de actuar...” (24 Junio 1974)

Se puede, por tanto, decir que las raíces de la extraordinaria difusión del MSM son la oración, el sufrimiento y una particular experiencia de la Comunión de los Santos.

a).- LA ORACION

¡Cuántas personas hay que oran para que la invitación  de la Virgen a consagrarse a su Corazón Inmaculado se  convierta en una maravillosa realidad tanto en los corazones como en las almas!

Esto explica por qué el Movimiento se ha difundido particularmente en los Monasterios de Clausura de todo el mundo.

He ido a los Monasterios de Clausura con frecuencia  para hacer Cenáculos maravillosos.

Durante este año, en los diversos países de Europa, de América, de Asia y de Oceanía he estado en 60 Monasterios  de Clausura celebrando Cenáculos, en los cuales se recitaba  el Santo Rosario, hablaba del espíritu del Movimiento y, en  el Ofertorio de la Santa Misa, todas las Religiosas  hacían la Consagración al Corazón Inmaculado de María.

He ido a Monasterios de Clarisas, Capuchinas, Visitandinas, Benedictinas, Dominicas, Carmelitas, y de otras  Ordenes y Congregaciones Religiosas, aun de reciente fundación.

A veces he asistido a episodios conmovedores: Comunidades enteras que se ofrecían a orar sin interrupción por el  Movimiento. Otras veces, en los Monasterios donde existe la adoración eucarística perpetua , las Religiosas se comprometían  a ofrecer por el MSM jornadas enteras de adoración.

En algunos de ellos se me acogía con una alegría sobrenatural,  con una luz y con una tal trasparencia de amor que me parecía encontrarme en la antecámara del Paraíso.

Recuerdo un Monasterio de Carmelitas en los Estados Unidos donde fui recibido bajo una lluvia de flores y, durante el Cenáculo todas las hermanas hicieron la Consagración delante de un hermosísimo cuadro de Corazón Inmaculado de María, pintado y bordado por la Madre Abadesa, la cual me confió que  había metido, bajo  cada puntada de oro con que había sido tejido el Corazón Inmaculado, un cabello de cada Una de las Hermanas... Después todas vivieron momentos de gran hilaridad cuando me pidieron que dejara también uno de mis cabellos, por cuanto era difícil dar con ellos, siendo ahora ¡más los que he perdido que los que he conservado!

En Boston me encontré con algunos Padres de una Orden franciscana, de vida eremítica, con aprobación diocesana, fundada de intento con la específica intención de orar por el MSM.

El Superior en una carta, entre otras cosas, me escribe:

“... Qué felices hemos sido cuando hemos podido encontrarnos orar con Vd, escuchar sus palabras, participar en la Concelebración y hacer juntos la Consagración al Corazón Inmaculado, durante el Cenáculo que Vd. ha tenido en Boston a principios de Septiembre. Nuestra forma de vida, aquí en el Monasterio de la Santísima Trinidad, es sólidamente contemplativa y de Clausura. Nuestra vida es de oración y penitencia. Deseamos todos que Vd. considere nuestro Monasterio como vuestro, porque está completamente dedicado a las intenciones del MSM.”

Cual no sería mi sorpresa cuando en la India, al llegar  a Thailapuram, recibí  de los fieles una rosa en cuyos pétalos habían escrito todas las oraciones que habían ofrecido por mí y por todos los Sacerdotes del MSM: 388 Misas; 388 Rosarios; 200 Viacrucis; y 1.422 mortificaciones.

Considerada la fecundidad de esta raíz sobrenatural, quisiera recomendarla a todos aquellos Sacerdotes que, como Responsables nacionales, tienen una particular obligación en la difusión del Movimiento.

b).- EL SUFRIMIENTO

La otra fuente que da vigor a la difusión de ésta Obra  es el sufrimiento.

Ya la solicitud de sufrir entra como componente esencial en el mensaje de Fátima; se piense en la respuesta dada por  los dos pequeños videntes Jacinta y Francisco, que les condujo hasta la heroicidad de las virtudes.

Desde el principio mismo del MSM fué insistente la petición de sufrimiento por parte de la Virgen. La misma vuelve luego, como una línea constante, a través de la páginas del Diario: “LA VIRGEN A LOS SACERDOTES SUS HIJOS PREDILECTOS” desde su aparición en Julio de 1.973 hasta fines de este año 1980

Y debo decir que por parte de muchos la respuesta a esta petición ha sido generosa.

¿Cómo no recordar a tantos hermanos enfermos, que me escriben expresándome su dolor por no poder participar nunca en los Cenáculos, y su plena disponibilidad para ofrecer al Señor todos sus sufrimientos por el Movimiento?

Entre ellos se cuentan muchísimos fieles enfermos, que durante años se encuentran constreñidos a la absoluta inmovilidad por enfermedades crónicas y dolorosas.

Hay los sufrimientos de muchos que llevan con confianza  y serenidad su Cruz cotidiana, ofreciéndola por el Movimiento y por la santificación de los Sacerdotes.

Debo también recordar los sufrimientos particulares que el Señor pide a algunas almas a las que asocia íntimamente al Misterio de su dolorosa Pasión.

Entre las que conozco y a la cual estoy espiritualmente unido, recuerdo a Teresa Musco, la joven estigmatizada de  Caserta  muerta  a los 33 años de edad el 19 de Agosto de 1976, de la cual son bien conocidas sus dos biografías escritas por el P  Roschini y por el P. Gallo.

En una carta que me escribió dos años antes de morir, Teresa me  decía que la Virgen le había pedido ofrecer toda su vida de sufrimiento por el MSM.

Están luego los diarios sufrimientos de tantos Sacerdotes, Religiosos y fieles que con frecuencia son los más fecundos de bien, porque son los más escondidos y, a veces, son los  más difíciles  de aceptar y de ofrecer.

“Vuestro sufrimiento, hijos, sirve ya a la purificación de la tierra... Nada sirve tanto para el triunfo de mi Corazón Inmaculado, como un Corazón Sacerdotal que sufre” (15 Sep. 1975)

“Ya el anuncio de mi Movimiento ha llegado a todas las partes del mundo, y los Sacerdotes, consagrados a mi Corazón Inmaculado, están todos respondiendo a mi llamada. Es necesario empero que estos hijos míos caminen conducidos por Mí, sin pararse nunca... Estate siempre en mi Corazón y sobre la  Cruz por ellos: tu oración y sufrimiento les ayudará a crecer en la santidad.” (5 Agosto 1.975)

c).- LA EXPERIENCIA DE LA COMUNION DE LOS SANTOS

Una fuerza preciosa para la difusión del MSM radica en todos aquellos hermanos Sacerdotes que el Señor ha llamado  a Sí desde esta vida.

¡A cuántos de ellos los he conocido personalmente!.  Muchos de ellos me han ayudado a difundir el Movimiento, a  preparar los Cenáculos, me han acompañado en mis fatigosos viajes,  me han hospedado con gran amor en sus casas y con frecuencia  me han prestado ayuda y ánimo.

De veras siento que los Sacerdotes del Movimiento difuntos son los más activos de este ejército formado por nuestra  Celeste Capitana. Y que los frutos de bien que el MSM produce en las almas y su misma extraordinaria difusión se debe particularmente a esta experiencia de la “Comunión de los Santos”.

“¡No os sintáis solos¡. En la batalla a que os llamo, participan numerosos hermanos vuestros Sacerdotes que Yo he llevado ya  allí  arriba, al Paraíso. He ahí la suerte que aguarda  a mis hijos predilectos: mi Corazón Inmaculado, en torno al cual formarán por toda la eternidad su más bella corona de gloria. ¿No os sintáis solos¿ A mi tropa pertenecen también los Santos del Cielo, y vuestros hermanos que se purifican todavía en el Purgatorio, ofreciéndome oración y sufrimiento.

Todos aquellos Sacerdotes que durante su vida terrena  han respondido a mi invitación, han escuchado mi voz y se han con sagrado a mi Corazón, son ahora en el Paraíso luces que resplandecen en torno a vuestra Madre Inmaculada”. (2 Nov. 1978)

Por esta razón, desde el principio, los Sacerdotes difuntos han sido considerados como todavía pertenecientes al Movimiento; más aún, han sido siempre tenidos como la parte más viva y preciosa de nuestro ejército.

“Ellos están ahora muy cerca de vosotros: os ayudan a cumplir mis designios, os sostienen con su invisible presencia. os defienden del mal, os protegen contra tantos peligros en medio  de los cuales vivís”. (2 Noviembre 1.978)

Otro potente auxilio que  nos viene de esta particular experiencia de la Comunión de los Santos es la de nuestros Angeles custodios.

En verdad, cuántas veces en mis viajes, de frente a circunstancias frecuentemente imprevistas y difíciles, he podido experimentar su auxilio y la eficacia de su asistencia.

Por otra parte, en la batalla en curso entre la Mujer vestida del Sol y el Dragón rojo, participan no sólo las  legiones terrestres, sino también las celestes e infernales.

“Con estos hermanos vuestros Sacerdotes están también a vuestro lado los Angeles de la luz de vuestra Madre Celestial. Os preparan a vuestro perfecto ofertorio, como prepararon mi Corazón a decir “SI” a la voluntad de Dios.

Os confortan en el momento de vuestra sacerdotal inmolación. También para vosotros, mis pequeños, ha llegado la hora.  Por esto, hoy cielo y tierra se unen, en esta extraordinaria comunión de amor, de oración y de acción a las órdenes de vuestra Celestial Capitana”. (2 Noviembre 1978)

“Con vosotros están también los Angeles del Señor. Yo  soy su Reina y están juntos a mis órdenes porque la Santísima Trinidad ha confiado a mi Corazón Inmaculado la obra de renovación de la Iglesia y del mundo.

San Miguel está al frente de todo este ejército mío, celeste y terrestre, dispuesto ya en orden de batalla. San Gabriel está a vuestro lado para daros a todos la misma invencible fortaleza de Dios. Y San Rafael os cura de las numerosas heridas que, con frecuencia, recibís a causa de la tremenda lucha  en que estáis empeñados” (29 Sept 1980)

En un período en que la existencia de los Angeles es incluso negada por algunos y en que la devoción de los fieles hacia ellos ha disminuido mucho, nosotros somos llamados a hacer la cotidiana experiencia de su asistencia y protección.

Invito a todos a comprometerlos a menudo en el trabajo que empeña al MSM. Nos podemos comunicar entre nosotros muy  eficazmente a través de nuestros Angeles Custodios, los  cuales se muestran siempre fieles, atentos y eficientes mucho más que nuestros medios de comunicación social.

“Sentid siempre a vuestro lado a los Angeles de Dios e invocad su ayuda y protección. Ellos tienen gran poder para defenderos y sustraeros a todas las insidias que os tiende Satanás, Adversario mío y vuestro.

Ahora su protección se intensificará y la advertiréis de modo particular, porque han llegado ya los tiempos de la gran prueba, y estáis para entrar en un período de gran angustia como no lo ha habido hasta ahora”. (29 Sept. 1979)

“Están con vosotros los Angeles Custodios, que os conducen en la luz de mi gran designio” (2 Octubre 1980)

Sobre las profundas raíces de la oración, del sufrimiento y del auxilio dado por los Angeles y los Santos, el MSM se desarrolla día a día en todas las partes del mundo según el designio trazado por la Madre Celeste.

SU FISONOMIA JURIDICA

Y ahora  deseo dar una clara respuesta a1una pregunta que con frecuencia se me hace un poco por doquier. ¿Por qué nunca un Movimiento, que ya se ha difundido por todo el mundo y que hace tanto bien a Sacerdotes, Religiosos y fieles, no ha obtenido todavía  una aprobación oficial por parte de la Iglesia?

La respuesta a esta pregunta se encuentra fácilmente con un breve examen sobre la particular naturaleza del MSM.

a) NINGUNA ESTRUCTURA JURIDICA

Desde el primer momento en que el MSM tuvo su inicio, sentí fuertemente que no debía asumir ninguna forma jurídica, ni debía tampoco presentarse bajo forma de una nueva asociación.

“Ellos deben comprender que para pertenecer a mi Movimiento no se necesita ninguna cosa externa, ningún acto jurídico; pero es indispensable la interior consagración de si mismo, la ofrenda total de su Sacerdocio a mi Corazón Inmaculado”.(29 Julio 1973

“No haya una cabeza entre vosotros: Yo misma seré  vuestra conductora. Vosotros sed todos hermanos: amándoos, comprendiéndoos, ayudándoos”. (16 Julio 1973)

“Me preguntas por qué te he elegido para propagar mi Movimiento, mientras te sientes tan inepto e incapaz... Hijo mío, te he elegido porque eres el instrumento menos idóneo; Asi ninguno dirá que es obra tuya. El MSM debe ser sólo Obra mía”.(16 Julio 1973)

Y la Virgen ha dado enseguida el SIGNO, yo diría el marchamo de que ésta es Obra suya. De hecho, cuando nos proponemos llevar a cabo alguna cosa, escogemos los instrumentos mas eficientes. Ella, por el contrario parece que goza escogiendo los que humanamente son los más ineficientes. ¿Por qué?

“...A través de tu debilidad Yo manifestaré mi fuerza; a través de la nulidad Yo manifestaré mi poder”.(16 Julio 1973)

Con el MSM la Virgen quiere ofrecer a la Iglesia un auxilio  para superar la dolorosa crisis de la purificación  que está viviendo en estos tiempos.

A causa de esta crisis, vemos que Ordenes y Congregaciones Religiosas, en otro tiempo florecientes, atraviesan momentos de singular dificultad.

Con esta Obra suya la Virgen desea ofrecer un válido auxilio a todos su hijos para superar con Ella estos momentos  de sufrimiento y de crisis. Y por esto invita, primero a los Sacerdotes, después a los Religiosos y fieles, a consagrarse  a su Corazón Inmaculado, y a la más grande fidelidad al Papa  y a la Iglesia a El unida.

El motivo por el que el Movimiento no tiene ninguna existencia jurídica es justamente para que tal auxilio pueda  ser fácilmente recibido por todos.

En esto está tal vez su debilidad porque, no teniendo  una fisonomía jurídica, esto le impide solicitar aquella aprobación oficial que podría facilitarle el camino.

Pero en esto está también su fuerza, porque, no existiendo jurídicamente y no imponiendo ningún lazo  asociativo y ninguna obligación particular, facilita a todos los Sacerdotes y Religiosos el adherirse. En efecto, todos  permanecen donde  se encuentran y, en el Movimiento, los Sacerdotes y Religiosos reciben de la Virgen un potente auxilio para realizar su propia vocación, y los fieles para vivir hoy, en este mundo secularizado, su propia consagración bautismal.

Si se compara la Iglesia a un gran árbol, yo diría que  el fin del MSM no es el de añadir una nueva rama a las muchas que ya tiene, sino tan sólo el de inyectar en él una fuerza secreta que, partiendo del Corazón Inmaculado de María, se difunda a todas las ramas de la Iglesia, ayudándolas a desarrollarse, cada una según su propia  función y su particular fisonomía, y comunicando a todos mayor vigor y belleza.

He aquí por qué el Movimiento no reviste ninguna estructura jurídica. El se propone simplemente difundir el espíritu de la Consagración al Corazón Inmaculado de María y el empeño de una siempre más plena, vivida y testimoniada unidad con el Papa y la Jerarquía.

b).- LA RELACION CON LOS OBISPOS

Este hecho explica también cómo se desarrolla nuestra relación con los Obispos, Ordinarios de las varias Diócesis en las que existe y opera el MSM.

Diría que es una relación muy simple y natural.

Entendemos amar al Obispo como Padre de la Iglesia local y vivir nuestra relación de unidad con El de la manera  más simple posible, según aquel ligamen que cada Sacerdote tenga  con él con motivo de su particular estado de Sacerdote diocesano o religioso y de las misiones eclesiales que él desarrolle.

Cuando se tienen Cenáculos Regionales, se admite siempre al Ordinario del lugar. La más de las veces se tiene la alegría de su participación personal en el Cenáculo. Otras veces  nos manda su consentimiento y bendición. Con frecuencia observo con satisfacción que los Sacerdotes del Movimiento son también los más comprometidos en las varias  actividades pastora les de la Diócesis, y esto los mismos Ordinarios lo han evidenciado durante su participación en nuestros Cenáculos de oración y fraternidad.

Invito a todos a recorrer con sencillez  este camino de manera que por el amor, la unidad y la plena colaboración  por parte de sus Sacerdotes, los Obispos se sientan ayudados y sostenidos en su difícil ministerio.

c).- SU ESENCIAL POBREZA

Si debiera decir cuál es la cualidad que mayormente me admira en el MSM es SU esencial pobreza.

Este Movimiento es tan pobre que por no tener no tiene siquiera una existencia oficial.

Y no existiendo, es natural que no pueda ser catalogado de ningún modo.

A veces, sonriendo, digo a mis hermanos: somos ya más de 30.000 Sacerdotes y centenares de millares de Religiosas y fieles que pertenecemos al MSM; pero, en ninguna parte encontrareis la prueba de que existamos.

El Movimiento es tan pobre, que no puede siquiera poseer medios propios y no tiene la posibilidad de aceptar legados ni bienes. Vive tan sólo de las ofertas que manda la Providencia para subvenir a los ingentes gastos de la impresión de los Opúsculos y su difusión.

También en esto cada centro nacional se regula autónomamente para la vida del Movimiento en base a los medios que la Providencia pone a su disposición.

En esto incluso parece que la Virgen se muestra severa. Desde el principio Ella quiso que no se pidiese nunca nada, porque Ella, a través de la Providencia, proveería a todas las necesidades del Movimiento, y que no se rehusase nada de lo que la Providencia pusiera a disposición de esta su gran Obra  de amor.

En consecuencia, el Movimiento es de cualquier modo pobre de todo apoyo humano, incluso el de aquellos que podrían procurarnos gloria y consuelo en medio de las inevitables dificultades que nos salen al paso.

Tales podrían ser particulares recomendaciones por parte de los Superiores, elogios y alientos de las autoridades  eclesiásticas y varios otros atestados de merecimiento.

El seguro apoyo que la Virgen nos quiere dar  es su Corazón Inmaculado y la sola carta de recomendación es la que se encuentra escrita en la vida de todo Sacerdote  que se consagra a Ella para así ser ayudado a alcanzar la santidad.

Hermano Sacerdote, esta radical pobreza del MSM  debe ser amada, bendecida y vivida por cada uno de nosotros¡ Porque es la misma pobreza de María que se refleja en  su Obra. Es la pobreza de la Reina del Cielo que se esconde bajo los pobres vestidos de una simple mujer de su casa.

Es la pobreza de nuestra Madre Inmaculada y toda llena  de Gracia, que se esconde en un sencillo y normal modo de vida al servicio perfecto de su esposo José y de su divino Hijo Jesús.

La pobreza de María debe reflejarse siempre en esta su Obra porque también el MSM debe existir, vivir y difundirse sólo al servicio y como perfecto servicio de amor a la Iglesia.

He aquí por qué el Movimiento no debe tener ni siquiera una existencia propia: Sólo puede vivir dentro de la vida  de la Iglesia y al servicio de la Iglesia.

La Iglesia, de esta manera, puede verdaderamente ser ayudada a llevar su pesada Cruz, en estos sangrientos momentos  de su purificación; y, sostenida por la Luz que el Corazón Inmaculado de María le da por medio de tantos hijos predilectos dirigirse a su más grande esplendor.

“Así, a través de los que me habéis respondido, mi Luz se difunde sin cesar en la Iglesia, y la Iglesia toma nuevo vigor y confianza, fuerza y renovado ímpetu para la evangelización y salvación de todos los pueblos de la tierra”. (14 Noviembre 1980)

Queridísimo hermano en el Sacerdocio: Para que a la Iglesia le sea apresurado el momento de su más grande esplendor, con el triunfo del Corazón Inmaculado de María, estoy a tu lado todos los días recorriendo unidos la estupenda y dolorosa senda de nuestra Consagración a la Virgen.

Y, en la Luz de su Corazón Inmaculado, te deseo una feliz Navidad y un nuevo año rico de gracia y de bien, mientras  en Ella te abrazo y te bendigo.

Por el MOVIMIENTO SACERDOTAL MARIANO

Don Esteban Gobbi

POST SCRIPTUM 

1).- Invito a todos los Responsables nacionales del MSM a enviar al Centro mundial del Movimiento VIA MERCALLI, 23 - 20128 MILANO una relación que contenga los datos sobre la actual situación del MSM en la propia nación y sobre los  Cenáculos que se han celebrado.

2).- A los que han pedido cómo podrían colaborar a los  gastos del MSM les recordamos que el número de nuestra cuenta corriente Postal es (en Italia) 58421207.

N.B.Para ESPAÑA es: Banco Hispano Americano
M.S.M. 1222
C/ Granada, 41.
Madrid - 7
1

En la Cuarta Edición del Opúsculo Pag. 351 encontrarás con más detalle cómo y a quien dirigirse para inscripciones y donativos.