Último boletín:

Circular nº13

MOVIMIENTO SACERDOTAL MARIANO.

Milán 8 de septiembre de 1977. Natividad de la B.V. María 

Difusión del Movimiento. Caminar unidos. La insidia más peligrosa. Meditación.

 

Queridísimo hermano en el sacerdocio:

Al tiempo que recibes que esta carta mía, me encuentro celebrando Cenáculos con los Sacerdotes del Movimiento en varios de varios países europeos. Te escribo para decirte que estoy junto a ti cada día con el recuerdo y con la oracvión.

Los Sacerdotes que  componen este ejército que la Virgen se está formando, son ya varios millares y se encuentran esparcidos en todas las partes del mundo. Sin embargo nos encontramos todos unidos en el Corazón Inmaculado de María, sobre todo en la oración, en el sufrimiento y en el recorrer la misma senda conducidos de la mano de nuestra Madre Celestial.

Si alguna vez tienes la impresión de estar un poco aislado, y pasan los meses sin recibir noticias, no por eso debes sentirte jamás solo, pues la Virgen continúa desarrollando de manera maravillosa su Obra, sirviéndose también de ti.

En la medida en que te dejes conducir dócilmente por ella, estás siendo instrumento para realizar un designio tan bello, del cual puedes vislumbrar ya algo a través de las noticias que a continuación te comunico:.

 

I).  DIFUSIÓN DEL MOVIMIENTO.

El Movimiento Sacerdotal Mariano continúa difundiéndose en todas las partes del mundo. Signos de esta extraordinaria difusión, humanamente inexplicable, son los Cenáculos que, después de mi viaje a Centro y Sudamérica, he tenido en Canadá, en Portugal y que ahora estoy teniendo en varios países de Europa.

a). En CANADA: partí para al Canadá el 12 de mayo y regrese el 30 mismo mes. En esos días tuve nueve Cenáculos con Sacerdotes del Movimiento en Montreal, en Quebec y en otras ciudades muy distantes entre sí. Los Sacerdotes canadienses que han dado su adhesión son cerca de 500, pero sólo me he podido encontrar con la mayor parte, ya que algunos no han podido asistir a causa de enfermedad o por las distancias demasiado que grandes que hay entre las varias localidades.

No obstante a algunos de estos Cenáculos vinieron Sacerdotes del norte de Ontario, de New Bruuswich de Manitova, de los Estados Unidos, y han debido recorrer más que 150 km.

A pesar de haberlos tenido en días feriales, estuvieron presentes al rezo de la tercera parte del Rosario y a la Concelebración, numerosos fieles; señal de que el Movimiento se difunde por todas partes de una manera uniforme y acoge a los Sacerdotes juntamente con los religiosos y los laicos.

Durante mi estancia ha salido la edición  inglesa de Opúsculo que servirá a la parte de habla inglesa del Canadá y de los Estados Unidos. También he tenido un coloquio muy cordial con el cardenal Mauricio Roy y con él Pronunció Monseñor Ángel Palmas, me ha animado vivamente y bendecido.

b).-  EN PORTUGAL: Me he detenido en Portugal del 2 al 16 de julio: en Fátima de el 2 al 5, con una peregrinación de laicos del Movimiento entre los cuales había también trece Sacerdotes y, en el 60 aniversario de las apariciones, quise ofrecer a la Virgen la corona de amor de todos sus hijos predilectos esparcidos por todas partes del mundo. Después del 5 al 16 participé en los Cenáculos Sacerdotales. Verdaderamente tal vez en ningún país como en Portugal, el Movimiento se ha difundido tanto y ha penetrado con tanta profundidad: es ya conocido en todas las diócesis y en cada una al Sacerdote encargado de promover los Cenáculos.

Se han tenido Cenáculos Sacerdotales en las principales ciudades de Portugal: en Fátima, Coimbra, Oporto, Lamedo, Guarda, Evora, Beja y Lisboa. Fue particularmente conmovedor el cenáculo tenido en Fátima, presentes un centenar de Sacerdotes con el Obispo diocesano. El M.S.M. tiene ya su centro portugués y cada primer sábado de mes, delante de la Capilla de las Apariciones, Sacerdotes y fieles rezan el Rosario y hacen su consagración al Corazón Inmaculado de María.

En todas las ciudades me he hospedado en el Seminario y en los encuentros participaban los Obispos del lugar o, si no podía en ellos, venían a sus Vicarios Generales. Además de los habidos para Sacerdotes se tenían también, casi en todos los lugares, Cenáculos para religiosas y laicos. Cómo no recordar estos maravillosos encuentros con millares de fieles en Fátima, Oporto, Braga, Guarda y Lisboa, donde más de 1000 fieles llenaban un teatro en el que en un palco junto al altar, inundado de flores, estaba entronizada la imagen de la Santísima Virgen.

c).- EN OTROS PAÍSES EUROPEOS: He tenido ya estas reuniones regionales en Austria el 26 de agosto en Klagemfurt  para la Carintia; el 29 en Viena y el 31 en Salisburgo. En Suiza el 2 de septiembre en Schwyz; en Alemania el 6 de Septiembre en Munster para la Westfalñia; el 8 de septiembre en Gernshsein  para la Renania.

Tengo todavía que tener Cenáculos el 11 y el 12 de Septiembre en Oberdidchingen para Svavia y la Baviera. Después en Bélgica el 26 de septiembre en Saint Georges y el 27 en Banneux; en Holanda el 29 de Septiembre en Amsterdam; en Francia, después que haber tenido un maravilloso Cenáculo con un centenar de Sacerdotes en Lyon el pasado 14 de abril, participé en Cenáculos regionales el 3 de octubre en París, el 5 en Rennes, el 7 en  Marsella, y el 11 el Lourdes. En Yugoslavia del 18 al 30 de Octubre en Cenáculos para todas las principales regiones y el 11 de noviembre en Madrid para España.

Entre tanto el M.S.M. continúa difundiéndose por todas partes; debo volver nuevamente a América, y se me está pidiendo con insistencia mi visita a África y Asia.

Frente a este desarrollo del Movimiento no queda otra cosa que dar gracias con gran humildad y alegría al Señor y crecer en confianza hacia nuestra Madre Celeste. 

 

2º.- CAMINAR UNIDOS.

El compromiso que has adquirido con tu adhesión al Movimiento es, sobre todo, personal., se trata de dejarte conducir y formar por la Virgen que ha tomado en serio el ofrecimiento de tu sacerdocio a su Corazón Inmaculado.

Pero también es deseo de la Virgen que “caminamos unidos”, encontrándonos cada cierto tiempo en Cenáculos para orar juntos y para querernos bien como hermanos. Está unidad de oración y nuestra fraternidad se realiza, sobre todo, en las reuniones regionales y en los Cenáculos.

a).- REUNIONES REGIONALES: también este año el podido tener estas reuniones en todas las regiones italianas. Con frecuencia han participado los Ordinarios lugar bien con su presencia en nuestras reuniones o bien presidiendo la Concelebración al final; recuerdo, entre otros, al Cardenal Ursi en Nápoles y al Cardenal Poletti en Roma.

He notado, sin embargo, que muchos no han podido participar por deberes magisterio o por el propio ministerio. A veces recibo cartas de Sacerdotes que manifiestan su sentimiento por no haber podido participar; algunos, incluso, escriben notificando no haber sido avisados.

Y puesto que aumentan mis compromisos con el extranjero, desde este año he tenido que recurrir a la generosa ayuda de los Sacerdotes, responsables regionales, para la organización de los encuentros y para el envío de las oportunas circulares. El próximo año se hará así también; se establecerá con mucho tiempo antes la fecha para así dar al mayor número de Sacerdotes la posibilidad de participar, ya que en estos encuentros ciertamente se recibe mucha luz para comprender el espíritu del Movimiento y mucho aliento para proseguir con valentía éste difícil camino.

b).-  LOS CENÁCULOS: Se que espontáneamente se han difundido un poco por todas partes., suscitados por el deseo de Sacerdotes vecinos de encontrarse para orar juntos y para vivir como hermanos. Aliento estos pequeños Cenáculos porque son muy agradables al Corazón de nuestra Madre Celestial. Aquí no cuenta el número; aunque no sean más que dos o tres, con tal que se ore y se quieran bien, se experimenta siempre una particular presencia de la Virgen.

Sin embargo es necesario ajustar una mayor unidad entre nosotros para estar seguros de “caminar unidos” y de este modo llegar a ser siempre más y más “un solo corazón y una sola alma”, y para tener la garantía de proceder con fidelidad al espíritu del Movimiento. Para esto “invito a todos los Sacerdotes” que se cuidan de estos pequeños Cenáculos, que manden al centro de Milán su nombre comunicando alguna cosa de estos encuentros; es conveniente que la existencia de estos pequeños Cenáculos sea conocida y posiblemente seguida por el Sacerdote que es animador del Movimiento en las diversas regiones.

c).-  EJERCICIOS ESPIRITUALES: ¿Qué decís de la idea de hacer juntos una semana de Ejercicios Espirituales en la primera quincena de julio de 1978?.

En verdad me ha venido esta idea después de la maravillosa experiencia hecha este año en el Eremo de Montegiove di Fano donde me he retirado para hacer los Ejercicios Espirituales juntamente con los Sacerdotes responsables del Movimiento de las diversas regiones italianas y de naciones europeas. Verdaderamente se ha vivido la atmósfera de Cenáculo. Se rezaba mucho unidos, ya que en diversos momentos se recitaba la Liturgia de las Horas, el Rosario entero, se hacía la adoración eucarística que tenía como vértice la concelebración. Se tenía mucha confraternidad puesto que cada uno exponía las experiencias de los Cenáculos hábitos en las distintas zonas o naciones, contando éxitos y fracasos, haciendo participar a cada uno de los presentes los momentos de alegría y de sufrimiento vividos. Verdaderamente la Virgen se unía a nuestra oración obteniéndonos dones particulares del Espíritu.

¿Cómo no recordar al Sacerdote alemán que no entendía palabra de italiano, (se hacía luego traducir las meditaciones por un Sacerdote yugoeslavo), que de cuando en cuando en cuando repetía conmovido: “hic est vere Paradisus”?.

Queridísimo hermano en el Sacerdocio, tu participación en los encuentros regionales o en los Cenaculos  mensuales o en los Ejercicios Espirituales puede ser para ti una manera de realizar este deseo de “caminar unidos” en la oración y en el mutuo amor.

 

3º. LA INSIDIA MÁS PELIGROSA.

Ahora te quiero comunicar una aprensión de mi alma. Cuanto más la Virgen me lleva por todas partes del mundo y contemplo estupefacto lo que su Corazón está haciendo por doquier, tanto más siento que el Movimiento debe echar profundas raíces la vida de cada Sacerdote.

El M.S.M.  responde a su designio en la medida en que alcance a hacer a cada Sacerdote conforme a la imagen delineada por el amor misericordioso de Jesús. Y aquí existe para cada uno de nosotros una insidia que es la más peligrosa porque puede crear un verdadero obstáculo a la realización del maravilloso designio de nuestra Madre del Cielo. “Es la de pararse”, después de la Consagración hecha al Corazón Inmaculado, volviendo así poco a poco a tomar lo que se ofreció a la Virgen.

Siento que el Adversario insidia hoy de este modo a tantos Sacerdotes para conducirlos al desaliento y para pararles en su generosidad de donación.

Te pueden parar la duda, la tentación o la dificultad que encuentres en tu ministerio; te puede para el temor que ir adelante siempre sin ningún apoyo humano; la apreciación escéptica o negativa de parte de los hermanos o de cualquier persona de autoridad y el sentido de tu misma fragilidad y debilidad.

Como hermano estoy cerca de ti para ayudarte a superar este peligro con estos tres medios:

a).- VIVIENDO LA VIRTUD DE LOS PEQUEÑOS:  Que es la de la confianza y la del más completo abandono en los brazos de la Madre.

“Mirad, hijos míos predilectos, a esta vuestra Madre niña y aprenderéis a ser pequeñitos... Debéis ser siempre más pequeñitos, si queréis preparar el más grande triunfo de mi Corazón Inmaculado.(8 de septiembre de 1976). Debes tener la más heroica confianza en tu Madre del Cielo. Te ama tal como eres, porque eres su hijo. La belleza que constituye en ti es interior y escondida. Permanece a pesar de todos los defectos y dificultades; persisten las incomprensiones, pueden aumentar incluso las tentaciones, y con todo ELLA TE AMA.

Te cambia el Corazón; terna tu alma más pura; te da a su mismo espíritu: ¡Oh, déjate nutrir por Ella y formarte así!.

Para vivir de este modo es necesario que tú penetres siempre más en el espíritu de esta consagración. Para estos que es verdaderamente indispensable el Opúsculo: “La Virgen a los Sacerdotes, sus hijos predilectos”.

Vuelve a meditar siquiera una página al día procurando vivirla. Sentirás como la Virgen te ayudará cambiar tu vida para hacerla conforme a su designio..

b).- CON LA ORACION:  Hecha con María. Ella vendrá a ser la verdadera respiración de tu alma y así no te dejarás llenar por las cosas ni te dejaras oprimir por la acción.

Todos deberían reconocer a un Sacerdote del M.S.M. por la oración, por el modo con que celebra la Santa Misa, con que recita la Liturgia de las Horas y el Rosario, con que sabe gustar y difundir en torno a si el espíritu de la oración.

c).-  PERMANECIENDO SIEMPRE EN EL CORAZÓN INMACULADO:  La Madre te ha dado su Corazón Inmaculado como un refugio. Te detienes cada vez que sales de este refugio aunque sea en la tentativa de hacer ascensiones en solitario. Si permaneces en su Corazón te encontrarás siempre con las más altas cumbres, llevado entre los brazos de tu Madre Celestial, que te quiere subido, donde se respira sólo el purísimo aire del amor de Dios.

Y para ayudarte a esto te transcribo como meditación cuanto ha sido escrito con fecha 29 de Julio de 1977, que luego se insertará entre otros escritos en la nueva edición de la Opúsculo.

 

4).- MEDITACIÓN: 

“Entrad en mi jardín” ( 29 de julio de 1977)

«Dejaos conducir, hijos predilectos, a lo más íntimo de mi Corazón Inmaculado. Entrad en este jardín. En él se refleja la luz purísima de la Divina Trinidad.

EL PADRE encuentra aquí intacto y perfectamente realizado su designio. Ahí este, por eso, resumida y contenida toda la creación, para cantar Conmigo la perenne alabanza a su Creador y Señor. Es el lugar donde el Padre Celestial recibe de su criatura la mayor gloria.

EL HIJO encuentra aquí el lugar de su morada habitual. Mi Corazón ha sido la casa donde el Verbo se ha formado en su vida humana; ha sido también el refugio en el que Jesús se recogió buscando ayuda y consuelo.

Aquí introdujo también a sus primeros discípulos para que se fortalecieran y recibieran la impronta de su mismo ser. En este jardín crecieron, poco a poco, según su divino designio: haciéndose más humildes, más puros, más generosos y más fuertes. Aquí recibieron un cultivo esmerado hasta lograr cada uno la identificación con Jesús, tan querida por Él mismo.

Ha sido también el altar, en el que se ha inmolado mi Hijo; el cáliz que ha recogido su sangre, que se ha abierto al gemido de sus heridas y al gran don de su Corazón agonizante.

Él quiso que este jardín fuese también vuestro: por esto os ha dado a su propia Madre.

EL ESPÍRITU SANTO es el único Jardinero en este sagrado recinto.

Me cubrió con su luz de amor; me colmó de todos sus dones; me embelleció de su grandeza y me hizo su Esposa. En mi Corazón Inmaculado se ha operado el divino prodigio.

Mi jardín es de su exclusiva, propiedad: El Espíritu Santo es quien lo riega y lo ilumina y es El quien hace crecer en él las flores más bellas, dándoles perfume y color; es Él quien introduce aquí a quien quiere.

Nadie entra si Él mismo no le abre; nadie sigue adelante si Él no le lleva.

¡Si supiérais, hijos míos predilectos, el don que habéis recibido al consagraros a mi Corazón Inmaculado!

Ha sido el Espíritu Santo quien os ha hecho entrar en mi jardín.

Y por medio de vuestra Madre Celestial, Él, ahora, os cultiva, os adorna con sus dones, os enriquece con todas las virtudes.

Y así podéis crecer en la santidad, llegar a ser cada día más Sacerdotes según mi designio , y seguir avanzando para que de su mano entréis en lo íntimo de mi Corazón Inmaculado, donde brilla con más fuerza toda la gloria de la Santísima Trinidad.

Permaneced, por tanto, siempre en mi jardín.»

 

Queridísimo hermano Sacerdote, con la alegría de crecer juntos en el jardín de la trinidad, por la belleza y la renovación interior de toda la Iglesia te abrazo y bendigo en el Corazón  Inmaculado de María.

Por el MOVIMIENTO SACERDOTAL MARIANO.

 

Don Esteban Gobbi.